|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

La situación que viven los habitantes de los estados de Chiapas y Tabasco nos pone ante el dramático recordatorio del daño que los seres humanos le hemos causado al medio ambiente y la escasa atención que nuestros gobiernos le ponen al desarrollo urbano en nuestro país.

Aquí, en Mérida, hemos probado una pequeña muestra apenas de estos fenómenos climatológicos que ponen en evidencia nuestra pobre planeación urbana.

Los pronósticos a corto plazo de nuestro clima traen malas noticias para los estados vecinos del sur y el sureste y en tanto eso sucede la desesperación abruma a las familias que han perdido sus bienes y ven con temor su futuro inmediato.

En este escenario, las decisiones que llevaron a la desaparición el Fideicomiso de Desastres Naturales (Fonden) cobra significativa relevancia ante esa realidad. Pareciera que el destino obstinado hace más evidente el error de dichas decisiones, basadas en el argumento de que esos presupuestos sólo servían para robar. Es ahora que pareciera que fue muy inadecuada la liquidación de ese fideicomiso ante los eventos tan tristes para las familias afectadas.

En lugar de apoyos, lo que sobran son promesas y pleitos entre los funcionarios de los tres niveles de gobierno y ni modo de citar a Chico Che con su famosa canción sobre la lluviosa Tabasco: Ya parará…, ya parará... Lástima que no se arregla nada con citar a tan famoso músico tabasqueño, urge la ayuda.

En tanto, en nuestro vecino estado de Quintana Roo, la violencia cobra vidas entre las mujeres, los dos feminicidios ocurridos en una semana provocaron manifestaciones que terminaron en actos de represión exagerada por parte del aparato policiaco, generando la inmediata intervención del gobernador Carlos Joaquín González, quien separó de sus cargos a los jefes policiacos de Benito Juárez (Cancún) y del Estado, como debe ser, y ordenó una inmediata investigación para corregir y castigar a los elementos policiales que dispararon e hirieron a varias personas.

La situación de violencia contra las mujeres debe erradicarse, ya es un asunto que no puede continuar y en nuestro estado, Yucatán, es una bomba de tiempo que se activa cada día y lo peor es que sucede en el seno de nuestros hogares.

Debemos estar muy conscientes de este hecho y tomar las medidas adecuadas para erradicar esta práctica que nos avergüenza...

Como dice el geniel Chico Che: Ya parará, compadre, ya parará...

Cargando siguiente noticia