por:
|

Primero que nada quiero agradecer todo el cariño del público que acudió a ver “El Rey Chelón de Kanasín”, una obra de teatro regional familiar. Dos horas de diversión con 30 artistas en escena y un despliegue de tecnología, buena caracterización y vestuario, creo es lo menos que se puede hacer para el respetable público que hace un esfuerzo para seguir poniendo eslabones a la cultura por medio de la cadena de teatro regional.

Y pues después de esta lluvia de agradecimientos… mare, hablando de lluvia, qué clase de aguaceros han estado cayendo, y una de las cosas de lo que la gente se ha quejado es de los constantes apagones. Mare parece que todos están en modo romántico, pero no, lo que pasa es que no tienen luz, sobre todo en Ciudad Caucel; no se qué sea peor, si las picadas de moscos o el aumento de los dzirices, porque con la falta de luz se antoja darle su dulce al niño; ya me imagino el rechinar de los hamaqueros y las patadas en la pared, ta biemmm que todo Mérida esté triunfando.

El que no está triunfando mucho es el cabecita de algodón. Mare el país está en franca picada económica, hay muchas empresas que están bajando sus cortinas, la inseguridad se apodera del territorio sin que podamos meter las manos, pero siempre hay un pretexto, un motivo o un chistorete en el reality mañanero prejidencial. Vivimos hoy en un país que se rige como las veletas de patio, se mueven por donde venga el viento. Hace unos días se quejó el presidente de que un grupo de ese pueblo que siempre tiene la razón, según sus propias palabras, se fue a manifestar y dar voz a sus inconformidades y ante esto, como abuelito gruñón, salió a regañarlos y decirles que lo dejen dormir, que merecía descansar. Luego en su show mañanero dijo que se metieron hasta su cuarto, que eran provocadores; no creo que en el hotel donde estaba un grupo numeroso de gente de manera rijosa pueda entrar hasta la puerta de un cuarto y menos si es del presidente.

¿En qué momento una manifestación deja de ser válida? ¿Solo porque hubo cambio de sexenio o ya es hacia su persona? Tal parece que se le olvida el sinnúmero de veces que se ha manifestado para denostar, criticar, señalar y presionar a más de dos, ya se le olvidó cuánta gente perdió su trabajo o su empresa por entercarse en ser presidente y bloquear una de las avenidas más transitadas de la Ciudad de México ante el capricho grillero de querer presionar por medio de una protesta. Ahora usted se queja señor presidente, pero fue el que mostró el método. No ande de chechón.

Me gustaría saber si el presidente tiene idea de cuántos mexicanos no podemos dormir por la preocupante situación económica del país, el incremento de la inseguridad, el desempleo y por ver con qué nueva ocurrencia saldrá el gobernante. El día que todos los mexicanos puedan dormir tranquilos y sin la preocupación de cómo llevar un plato de comida a su mesa, ese día podrá usted dormir tranquilo señor presidente, masinó.