|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Ejército y Marina protegen nuestro territorio nacional y las policías federales, estatales y municipales salvaguardan a la ciudadanía contra la delincuencia, organizada u ocasional, para proteger vidas, propiedades y libertades civiles, como lo garantizan nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y demás ordenamientos federales, estatales e internacionales.

Jamás estas fuerzas deben agredir a quienes protestan públicamente para exigir el respeto a sus garantías fundamentales y mucho menos para hacer uso indebido de armas, ni letales ni defensivas, en contra de quienes consideran vulnerados sus derechos humanos.

La Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos (FMOPDH) ha condenado el uso de la fuerza durante la manifestación contra el asesinato de una mujer, el pasado día 9, en el vecino estado de Quintana Roo.

Hubo otras manifestaciones en Playa del Carmen, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Cozumel, Tulum y Bacalar en contra de la violencia de género y la muerte de Bianca Alejandra Lorenzana Alvarado.

Además del uso excesivo de la fuerza, dos periodistas sufrieron sendas heridas de bala y dos más resultaron con golpes, como consecuencia del abuso al aplicar la fuerza, sobrepasando lo que señala el protocolo policial.

Todas a una las Comisiones de Derechos Humanos que conforman la FMOPDH condenamos enérgicamente el actuar de los cuerpos policiacos en Cancún, Quintana Roo, durante la mencionada manifestación de colectivos feministas.

La detonación de armas de fuego para dispersar a las personas manifestantes indica desapego a los principios de necesidad, legalidad y proporcionalidad e incumplimiento de las obligaciones en materia de derechos humanos por parte de la policía, así como la inobservancia de las disposiciones de la Ley Nacional del Uso de la Fuerza.

Vayan mi respeto y solidaridad para el gremio periodístico, al cual es fundamental salvaguardarle su integridad y el respeto para el ejercicio de su profesión ante el contexto de violencia e impunidad que vive en nuestro país.

Mi reconocimiento a la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo que acompañó las movilizaciones y brindó apoyo a las personas manifestantes, además de iniciar la investigación a la que la faculta la ley por estos reprobables hechos.

La FMOPDH considera urgente la transformación de las estructuras que perpetúan los abusos policiacos, así como fortalecer los esquemas de uso legítimo y proporcional de la fuerza, durante el ejercicio de la protesta social. Respeto absoluto a las prerrogativas fundamentales ciudadanas.

Cargando siguiente noticia