|

A fines de los ochenta y principios de los noventa, surgen directores afroamericanos que comienzan a hacer cine cuya temática no sólo reflexiona en torno a los derechos civiles, sino que confronta abiertamente el statu quo de la sociedad norteamericana, al tiempo que ejerce una crítica social sin cortapisas.

Spike Lee y John Singleton fungieron como punta de lanza con filmes emblemáticos como “Do the right thing” (1989) y “Boyz N the hood” (1991), los cuales muestran los conflictos ra- ciales que estallarían tras la brutal golpiza recibida por Rodney King a mano de cuatro policías blancos en 1992, lo que desembocó en los disturbios de Los Angeles. Desde entonces, ¿qué hay de nuevo en el cine afroamericano?

Harriet (Kasi, Lemmons, 2019) cuenta la vida de Harriet Tubman, esclava de una plantación sureña que logra escapar y que se convierte en una abolicionista en 1849, liberando a muchos esclavos del yugo de los capataces y del propio gobierno. Su historia es apasionante, no sólo por ser una mujer negra, sino por la manera en la que está contada, con acción trepidante y mucha pasión. Aunque la cinta sufre de cierta parcialidad e idealización al ser una biopic, le granjeó a la actriz y cantante Cynthia Erivo una nominación a los Oscar de este año.

¡Huye! -Get out- (Jordan Peele, 2017) es del género de terror y suspenso, pero, al mismo tiempo, es mucho más que eso, ya que, a través de la ficción con tintes fantásticos, hunde el dedo en la llaga del racismo que se esconde detrás de lo políticamente correcto, mediante esta fábula donde una pareja interracial enfren- ta cierta incomodidad y extrañeza al visitar a los suegros que viven en un suburbio blanco y que, a la postre, tiene funestas consecuencias.

Cercas -Fences- (Denzel Washington, 2016) dirigida y protagonizada por el actor, llevando a la gran pantalla el papel que interpretó en la obra de teatro en Broadway. El filme se ubica en los 50: un padre afroamericano lucha contra los prejuicios raciales. Aunque la película es una obra de teatro dramática trasladada al cine, su valor radica en lo poderoso de su discurso y en la antológica actuación de Washington.

Enmienda XIII (Ava DuVernay, 2016) es un documental que también fue nominado a los Oscar, el cual retrata el racismo sistémico imperante en el aparato de justicia norteame- ricano, específicamente en las cárceles y en los procesos judiciales que criminalizan a la población afroamericana con un claro doble estándar, el cual impide salir de ese círculo vicioso de pobreza, crimen y violencia de los negros en Estados Unidos. Fue producido por Netflix y puede verse en dicha plataforma.

Sin importar el género, el cine hecho por afroamericanos es aún pertinente hoy en día, no sólo porque el racismo sigue siendo un agelo en todo el mundo, sino porque el humanismo en el arte no tiene ni debe tener color alguno.