¿Eres o no eres clase media?

La realidad es que el 84 por ciento de la población no tiene seguridad laboral.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

¿A ti te define cuánto dinero tienes? ¿Lo que ganas es suficiente para explicar lo qué haces, compras, piensas, opinas? ¿El consumo, la educación, reconocerte como clase media atentan contra tu participación ciudadana?

 

Una visión cuantitativa de los niveles socioeconómicos de la población tiende a crear estereotipos a partir del ingreso que no explican las motivaciones, decisiones y consumos de la población. Cuando abrimos la discusión sobre lo que nos hace clase media, nos entendemos mejor y profundizamos en el diagnóstico, generando conciencia social más allá de los estereotipos, sesgos y prejuicios.

 

Entender cómo somos: Segmentar más adecuadamente a la población (votantes, consumidores, interlocutores). Usar el mismo lenguaje: Entender códigos, expresiones, motivaciones y consumos.

 

Pero vayamos a México, en nuestro país muchos creen ser clase media pero no es así. El 61 por ciento de la población se identifica como tal pero solo el 12 por ciento lo es. La mitad del país vive con un serio malentendido sobre su nivel de ingreso, confusión que comparten ricos y pobres por igual.

 

Es imperativo que el mexicano promedio deje de engañarse a sí mismo sobre su nivel de vida. La realidad es que el 84 por ciento de la población no tiene seguridad laboral o un sueldo que les permita satisfacer las necesidades de su familia, pero lo niega. Negar la realidad impide tener demandas políticas concretas y claras.

 

Como un doctor que debe evaluar primero qué enfermedad tiene su paciente, el mexicano promedio debe poder diagnosticar con veracidad sus carencias o privilegios a fin de saber qué se debe pedir a las autoridades. Es momento de empezar a hacerlo para fortalecer la clase media y reclamar las políticas necesarias para ampliarla.

 

Sin embargo, en México nadie parece ser muy honesto con su propio diagnóstico.

Los ricos piensan que son clase media. Los estudios de Alice Krozer han mostrado que aún entre el 1 por ciento más rico del país, dos terceras partes creen ser clase media. El mito de todos-somos-clase-media se repite en todo nivel de ingreso: mexicanos que ganan 120.000 pesos mensuales, por ejemplo, creen que tienen un sueldo “promedio” cuando en realidad ganan más que el 90 por ciento del país.

 

Lo mismo sucede entre los más pobres. Considerando que el 61 por ciento de los mexicanos cree ser clase media, incluyendo dos terceras partes de los más ricos, existen al menos 43 millones de mexicanos que viven en condición de pobreza moderada pero que creen que son clase media. No lo son, porque para ser clase media necesitarían ganar 64.000 pesos mensuales para una familia de cuatro integrantes, un nivel salarial que solo gana el 10 por ciento más rico de México.

 

No basta dejar de ser pobre para ser clasemediero. De hecho, hay casi 37 millones de personas que técnicamente no son pobres, pero tienen carencias básicas como acceso a la salud, seguridad social o educación. Esto se debe a que la línea de pobreza del gobierno mexicano es demasiado baja. El CONEVAL calcula que con 3200 pesos mensuales una persona puede satisfacer todas sus necesidades, algo lejano de la realidad en muchas zonas del país.

 

Para ser clase media, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Social de Evalúa de Ciudad de México, se necesita tener ingresos suficientes para satisfacer necesidades de educación, salud, servicios sanitarios, drenaje, teléfono, seguridad social, electricidad, combustible, bienes durables básicos y no trabajar más de 48 horas a la semana. En promedio, la clase media en México logra esto ganando en promedio 16.000 pesos por persona.

 

El gobierno federal no debe enfocarse exclusivamente en eliminar la pobreza, sino que debe convertirse en un mediador de una profunda y urgente extensión de la clase media. Es una vergüenza que López Obrador se dedique a insultar y a tratar de aniquilar la clase media. La creación de una clase media sólida y amplia debiera ser la principal meta de su gobierno.

 

Entre los 15 millones de mexicanos que sí son clase media recae una responsabilidad aún más importante: entender que están en peligro de extinción y que seguirán así mientras continúen pensando que deben compartir su agenda política con los más ricos. Los ricos no representan a la clase media. El modelo económico actual no promueve la movilidad social sino el estancamiento. En este momento, los integrantes de la clase media tienen mayor probabilidad de volverse pobres que de ser ricos. Por eso la clase media debe despertar y atinar a crear una agenda económica específica. Y para ello los mexicanos debemos enfrentar nuestras ideas preconcebidas con datos e información.

Cargando siguiente noticia