Tren sin vías, tren inviable

El Tren Maya iniciará su construcción en cinco de los siete tramos contemplados, los dos que faltan...

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El Tren Maya iniciará su construcción en cinco de los siete tramos contemplados, los dos que faltan, son los que mayor expectativa habían generado en ese proyecto emblemático del presidente Andrés Manuel López Obrador para traer el desarrollo a zonas deprimidas económicamente; sin embargo, justamente en donde más se necesita es a donde no llegará, el centro sur de Quintana Roo.

No ha llegado la Secretaría de Turismo (Sectur) a Chetumal y la zona libre, en los términos ofrecidos por el gobierno federal, las cámaras empresariales la han rechazado, y ahora el mandatario federal anunció en la semana que los tramos Tulum-Chetumal y Chetumal-Escárcega deberán esperar a una segunda etapa.

Ahora bien, es importante destacar que los dos tramos señalados son también los que mayor resistencia han encontrado entre la sociedad, por un lado, grupos ambientalistas insisten en que se dañarán zonas sujetas a conservación y vestigios arqueológicos, además de los grupos ejidales que exigen indemnizaciones por obras federales realizadas por los últimos ¡nueve sexenios! Si; 54 años de retrasos en pagos de diferentes indemnizaciones. No es que no tengan razón, pero al Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) le espera una larga negociación, si es que en algún momento se logra avanzar.

Así, el gobierno federal ha optado por iniciar en los tramos en los que el derecho de vía ya está garantizado y que además ya hay infraestructura, aunque incipiente u obsoleta; pero resulta que el sur quintanarroense sigue esperando un proyecto que detone la economía de la región; siempre se ha destacado que, de los tramos en el estado, el único realmente rentable es el de Cancún a Tulum, proyecto que estuvo siempre contemplado para realizarse durante el gobierno local de Carlos Joaquín González, que luego se uniría al federal; por ello es que la viabilidad misma de los ahora contemplados para la segunda fase ha sido siempre cuestionada y su concreción dependerá, en términos llanos, de la voluntad presidencial.

En cuanto a los procesos de licitación, los primeros dos tramos serán los de Palenque- Escárcega y Escárcega-Calkiní para el 07 de febrero; el siguiente Calkiní-Izamal para el 21 de febrero; le sigue Izamal-Tulum para el 28 de febrero y luego Tulum- Cancún para el 06 de marzo; y las fechas de adjudicación serán el 17 de abril los dos primeros, 30 de abril el tercero y 4 de mayo los dos últimos, respectivamente. El presidente ha prometidos que no habrá “empresas favoritas” en las asignaciones de obra, veremos para entonces.

Por lo pronto, el presidente ha dicho en sus conferencias matutinas que los trabajos del Tren Maya deberán comenzar este mismo año para que, al final de su administración, pueda estar operando, recuérdese que son mil 525 kilómetros de vías y se atravesarán cinco estados: Tabasco, Campeche, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo; pero en la región sur de este último estado parece cada vez más lejano el tren; esas vías menos viables y, en suma, poco probables, a ver si llega la segunda etapa; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Cargando siguiente noticia