|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Aún recuerdo la primera vez que vi a una banda en vivo. Era domingo y acompañé a mi tío Memo como era muy seguido, a pasar un domingo juntos. Nos dirigimos hacia Chapultepec y, después de estacionarnos, caminamos mucho hasta llegar a una subida que nos llevó directamente al castillo de Chapultepec. Cuando llegamos a la explanada del castillo, miré que había sillas montadas y algunos músicos sentados detrás de sus atriles. Saludé a algunos músicos que, aunque no me acordaba de ellos, ellos me saludaron con mucha familiaridad. Y fue entonces cuando mi tío me pidió que me sentara donde yo quisiera. Me senté hasta adelante mientras vi que mi tío se sentaba junto a Chapito (q.e.p.d), quien era compañero de atril de mi tío. Después de un rato subió al pódium un director con su batuta y, después de unos ademanes, la banda empezó a sonar. Que sensación tan increíble. Un sonido que, a pesar de tener mucha potencia, no era estridente ni mucho menos. Tampoco recuerdo qué pieza era, pero fue sumamente enriquecedor ver y escuchar lo que pasaba con la música. No pasó mucho tiempo que empecé a vivir ensayos en vivo tanto de la banda como de la orquesta y después ver a mi tío dirigir la banda y estoy seguro que de ahí nació el sueño de dirigir una agrupación de músicos tan grande y tan importante. Ahora que ya dirijo y que estoy donde quería, deseo de manera vehemente el poder tener conciertos con público en vivo. Y me refiero a la capacidad de los teatros sin restricciones, sin ocupación mínima. Siempre he dicho que los artistas no vivimos del aplauso como se dice por ahí, sino del cheque por nuestra actuación; pero el público es más que importante a la hora de nuestra presentación. El actuar sin público es mortal. No hay aplausos en vivo y la dinámica es muy diferente. Hemos creado una manera de hacer los conciertos en streaming en donde la gente que nos está viendo y escuchando en las plataformas digitales tenga una interacción mayor con nosotros. No ha faltado la opinión ortodoxa que no está de acuerdo y que nos ha criticado la falta del protocolo acostumbrado en los conciertos. Pero la vida cambió y nosotros debemos de cambiar con ella y seguir evolucionando. No esta mal el formato y es divertido, pero nunca será igual la comunicación público-artista en el mismo recinto. Hasta la próxima semana.

Cargando siguiente noticia