Música y vibración

Si somos o no músicos, el primer instrumento que conocemos es nuestro cuerpo...

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Tenemos que entender que el universo es sonido y por ende la vida es vibración. Toda vibración es sónica. El universo suena y cuando los científicos se preguntaban “a qué suena el universo” llegaron las vibraciones captadas por la sonda Voyager en el espacio entre Júpiter y Saturno. La resonancia del viento solar en la ionosfera de los planetas. La duda siempre estuvo ahí y Pitágoras, en el siglo VI a.C, hablaba de la “música de las esferas” y sin duda se refería a esta realidad cósmica vibrante que hoy la ciencia nos confirma. Los compositores de música más inspirados como Bach, Mozart, Beethoven, entre otros, eran personas capaces de conectar con los inmanentes y eternos sonidos del cosmos. Yo creo que toda inspiración es divina, pero aclaro que es mi percepción. La música existe desde siempre y no la inventó el hombre. Pero alguien la empezó a captar y a plasmarla. Si somos o no músicos, el primer instrumento que conocemos es nuestro cuerpo. Y me refiero a él como instrumento porque es el que nos hace vibrar y nos hace sentir esas vibraciones. El universo es una caja de música que está construida en proporciones equivalentes a los intervalos de la octava musical. Antes de que aprendamos a tocar un instrumento el sonido que proporcionamos al tocar o al escuchar tiene que tocar el alma a través del cuerpo. Cada persona tiene un sonido. El universo es vibración, emanada del tictac de la polaridad originaria y como el de tu corazón. Pitágoras explicaba la relación vibración – música con una cuerda, dividiéndola una y otra vez convirtiendo los sonidos proporcionados en octavas u otras notas de la escala. Nuestra armonía interna responde a proporciones matemáticas igual que el cosmos, por lo cual debemos mantener una energía fluida que conecte con nuestras emociones; y entonces podremos conectar con un ambiente más propicio para vivir. Podremos tener el instrumento más fino que exista, pero el sonido de ese instrumento se definirá por la persona que lo toca, ya que es ella quien por sus vibraciones hace sonar al instrumento. Sin duda un tema para más espacio por lo que prometo continuar con el en breve. Hasta la próxima semana.

Cargando siguiente noticia