Bolero

El primer contacto con el bolero romántico lo tuve desde que tengo memoria...

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El bolero es un género musical que nació en Santiago de Cuba, a finales del siglo XIX. Desde ese tiempo, nuestro país fue receptor de esta corriente que modificó la estructura de la antigua danza habanera, que era el género romántico entonces de moda. Se dice que el compositor yucateco Guty Cárdenas fue el vehículo ideal que habría de dar presencia y brillantez al bolero en México. Sus boleros “Para olvidarte”, “Quisiera”, “Pasión” “Si yo pudiera”, “A qué negar”, “Aléjate”, “Fondo azul”, entre otros, se convirtieron en grandes éxitos en su voz y su guitarra. Me imagino que la cercanía de la Península de Yucatán con Cuba influyó mucho en esto. Y qué podemos decir del compositor y pianista mexicano Agustín Lara, que hizo del bolero-danzón su género preferido, logrando con ello su consagración en México y el continente americano. La fama de Lara trascendió al mundo entero. Y qué decir de todos los intérpretes que con sus versiones hicieron grandes a todos los compositores. Me faltarían muchas cuartillas para nombrar a todos los que hicieron que el bolero romántico en el mundo fuese lo que es hoy por hoy. El primer contacto con el bolero romántico lo tuve desde que tengo memoria por el maravilloso dueto “Laurita y Diana” (mi abuela y mi madre respectivamente). Fue la colección más grande de música de este género que yo he conocido. Existen piezas que eran una firma para ellas o para mi abuela y mi madre como solistas. Campanitas de Cristal, Seguiremos Pecando, Franqueza, Amorcito Corazón, Dos Cosas, y una infinidad de títulos. Al paso del tiempo y tras la muerte de mi abuela, empecé a acompañar a mamá en el órgano o el piano y hasta algunos duetos montamos. Era muy divertido y siempre acabábamos siendo los reyes de la fiesta, obvio ella más que yo. Recuerdo dos temas en específico que me encantaba acompañar a mi madre. “Como fue”, “Dos Cosas” y “Poquita Fe” eran una delicia. Afortunadamente mis hijos pudieron escuchar a su abuela en vivo y surgió la nueva generación con mi hija Diana, cantando espléndidamente. No lo hace profesionalmente y aunque no canta boleros, en el Jazz se le escucha increíble. Ya es hora de organizar una bohemia entre cuates con cancionero en mano ¿Qué dices Mariel Turrent? Tendremos que ponerle fecha, obvio cuando los protocolos nos lo permitan. Hasta la próxima semana.

 

Cargando siguiente noticia