28 de Julio de 2017

Quintana Roo

Paga caro la CFE el robo de cobre

La paraestatal absorbe el costo del material usurpado; tanto el económico como el operativo.

Cada año la CFE sufre el robo de más de dos toneladas de cobre,  equivalente a más de 6 millones de pesos.  (Tomás Álvarez/SIPSE)
Cada año la CFE sufre el robo de más de dos toneladas de cobre, equivalente a más de 6 millones de pesos. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Paga caro la CFE el robo de cobreCompartir en Twiiter Paga caro la CFE el robo de cobre
Alejandra Galicia/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Los robos hacia materiales de cobre y acero dejan pérdidas millonarias a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el robo de conductores es el favorito de los amantes de lo ajeno y cada año refleja robo de más de dos toneladas de cobre que es equivalente a más de 6 millones de pesos al año.

Para Gerardo Castañeda Adame, superintendente de la CFE, en Cancún, se registran entre cinco a seis robos de cobre por semana y aumenta los fines de semana, con hasta tres por día.

El robo de materiales son costos que la paraestatal debe sacar en el presupuesto de explotación, el superintendente dijo que en promedio se extravían dos toneladas de cobre al año y calcula que en el mercado negro ese cobre robado se cotiza en más de dos millones de pesos.

El acero, otro metal cotizado

Otro de los robos de material que se ejerce es el de acero, ese material es utilizado en las estructuras de las torres eléctricas. El precio del acero tiene menor costo, sin embargo, en ese tipo de robo aprovechan el volumen, porque una barra conocida como “celosía” pesa aproximadamente entre 10 y 15 kilos y de acuerdo con trabajadores de la CFE se vende en más de 40 pesos por kilo.

Un caso inédito de robo fue el que sucedió el pasado 9 de octubre en Puerto Morelos, a causa de sustraer  acero de la estructura se provocó la caída de dos torres eléctricas y el daño de una tercera.

Situación inédita

Para el superintendente de la CFE,  la situación de vandalismo o robo hacia la empresa es preocupante, ya que en Cancún nunca antes había sucedido que por el robo de materiales de acero torres de electricidad y alta tensión hayan caído, esta situación solo ha ocurrido en estados como Chiapas y Oaxaca.

La caída de las torres de alta tensión afecta directamente a los empresarios hoteleros de Puerto Morelos y Cancún porque consumen cantidades altas de energía eléctrica.

Alternativa

Una de las técnicas que utiliza la CFE desde hace tres años, al igual que el departamento de alumbrado público, es la instalación de aluminio. El problema con este tipo de material es que posee menor conductividad en comparación con el cobre, además de que la humedad, las lluvias y las zonas cercanas al mar dan paso a la oxidación; a esto se suma que en los puntos de contacto donde se conecta la energía hacia los hogares en aproximadamente presentan reportes por bajones de luz, o falso contacto.

“El aluminio al paso de los años se oxida y es menos conductor de energía, pero no podemos instalar cobre porque se lo roban”, superintendente de la CFE.

Actualmente al mes la paraestatal recibe 300 reportes mensuales por falsos contactos o falta de energía eléctrica en hogares debido a la oxidación de materiales de aluminio. Otra de las técnicas que aplica la CFE es trabajar con la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito (Smspyt) y el C4 para detener a ladrones de cobre. También dentro de la estructura de la CFE realizan patrullajes para revisar las líneas de alta tensión para detectar objetos que pongan en peligro la afluencia de energía eléctrica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios