Entrevista

Cáncer no es igual a muerte: Rebecca de Alba

La conductora, quien realizará su venta anual en favor de enfermos con cáncer, aseguró que su madurez le permite no añorar el pasado

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
La conductora Rebecca del Alba, por medio de su fundación realizará la ventan anual en favor de pacientes con cáncer, los días 4 y 5 de octubre, en la Ciudad de México. (Twiiter: @rebecadealba)

La conductora Rebecca del Alba, por medio de su fundación realizará la ventan anual en favor de pacientes con cáncer, los días 4 y 5 de octubre, en la Ciudad de México. (Twiiter: @rebecadealba)

Milenio Digital
CIUDAD DE MÉXICO, México.-  Fiel a su compromiso, Rebecca de Alba prepara su venta anual de ropa, zapatos y accesorios para seguir solidarizándose a través de su fundación con personas que requieren de una quimioterapia, una asesoría o hasta un alimento, necesidades que ha podido cubrir desde hace nueve años cuando emprendió la tarea a favor de los demás, que hoy “me enorgullece”.

Motivada y optimista, porque su objetivo, “recaudar fondos para seguir ayudando a través de la fundación a personas que padecen algún tipo de cáncer”, se vuelva a cumplir, la zacatecana hizo un receso en sus actividades para compartir la experiencia que la espera, pero también habló de sus sueños, temores y objetivos, que a sus 51 años, reconoce “no son los mismos que cuando tenía 20, 30 ó 40”.

¿Lista para la cita anual en Frattina?

Listísima, es el martes 4 y miércoles 5, de 11 a 20 horas en Presidente Mazarik 420, y como siempre, voy a estar ahí. Me encanta convivir con la gente, hago un poco de todo. De psicóloga, mucha gente me llega a contar sus historias, que tienen que ver con el cáncer, ya sea de ellos, de amigos o de familiares.


¿Cuál es el sentir después de varios años de haber emprendido tu lucha?

Sentir el enorme resultado no solo de cada venta, sino de lo que la fundación hace a lo largo del año, estamos cumpliendo nueve de la venta, pero también como asociación civil. Me siento con mucho impulso para seguir con esta labor, me llena de satisfacción ver que la gente no solo va a comprar, sino a apoyar, pues sabe que es una venta con causa.

Después de tantos años, ¿qué consideras que falta en la labor que haces?

Faltan campañas de prevención, porque cáncer no es igual a muerte; en lugar de muerte, yo le pondría prevención, la prevención salva a miles de personas y en México es lo que hace falta. También falta más participación del gobierno, de la gente, aunque debo reconocer que la gente se involucra más en las causas y no nada más en la mía, sino en varias.

A veces es difícil lograr la credibilidad. Ahí está el Teletón, que aunque ha demostrado su causa, sigue siendo cuestionado. ¿Has estado en una situación similar?

No, nunca me han cuestionado a  dónde van los donativos o cómo manejamos nuestros fondos, porque cada fundación tiene una naturaleza diferente. La mía es una fundación de segundo piso y lo que hacemos es procuración de fondos. Trabajamos con el Instituto Nacional de Cancerología o el Instituto Nacional de Pediatría; así quien toma las decisiones son los institutos. Nosotros solo procuramos los recursos.

Para mí la causa del Teletón vale ciento por ciento la pena. Yo le deseo que siga adelante Fernando Landeros, El Chobi, ha hecho una gran labor a través de esa causa, es un gran filántropo, es comprometido con la causa de ayudar desde la raíz. Desafortunadamente hay mucha gente que disfruta que otros no estén bien.

¿Siempre has sido tan positiva?

Sí, porque me afecta mucho la adversidad, soy muy sensible, veo más allá de la simple pared, veo de qué está hecha, cómo está cimentada, mi mente vuela constantemente. Con los años me he convertido en una mujer más positiva.

¿La madurez hace que  uno vea las cosas de una forma diferente?

Totalmente, con la madurez ya no te angustias por lo de antes, pero te angustian otras cosas. Cumplí 50 años, y desde los 47 empecé a sentir un cambio, mi actitud era mucho más entusiasta, más positiva, pero como menos preocupona, me volví más relajada, me doy cuenta de que todas las cosas que suceden son para bien, aunque de pronto pases por crisis terribles.

Ahora no quiero tener otra edad, me siento muy plena, llena de energía, muy contenta, no deseo tener 20, ni 30, ni 40, ni deseo estar con el novio de 1985, ni volver a ver al de 2004, es como presente y adelante, te quitas mucha carga. La verdad, ahorita estoy rayada.

¿Hay planes en la conducción?

Siempre estoy trabajando en eso, solo que ahora no estoy en televisión. Desde hace muchos años me di cuenta que la vida va más allá de la pantalla de tele. Tengo 30 años de carrera y sé que a mí la tele no me define, porque hoy estás y mañana ya no.

Tú saliste de un concurso de belleza, ¿qué opinas de ellos?

Cuando iniciaron era otro tipo de mujer, tenían cuerpos naturales, inocencia, frescura. Yo, en 1985, concursé como un pretexto, para estar más con mi mamá porque mi hermana había muerto. No critico lo que son los concursos ahora, pero han perdido audiencia, están muy desgastados. Antes era una gran fiesta, ahora la mujer se prepara hasta para hablar.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.