22 de Junio de 2017

México

México deja de ser 'siempre fiel' al catolicismo

Expertos consideran que el país tiene menos creyentes de esta religión que las cifras que manejan la Iglesia y el gobierno.

Pese a que ha tenido notable disminución en la últimas décadas, el catolicismo sigue predominando en México. (SIPSE)
Pese a que ha tenido notable disminución en la últimas décadas, el catolicismo sigue predominando en México. (SIPSE)
Compartir en Facebook México deja de ser 'siempre fiel' al catolicismoCompartir en Twiiter México deja de ser 'siempre fiel' al catolicismo
Agencias
MÉXICO, D.F.- México, el país "siempre fiel" como lo bautizó el papa Juan Pablo II, reconocido como el segundo más católico del mundo, tiene menos creyentes de esta religión que lo estimado oficialmente, afirmaron expertos en el tema.

El antropólogo Elio Masferrer, presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones, atribuye las abultadas cifras de la Iglesia y el gobierno a "manipulaciones políticas".

El censo de población de 2010 arrojó la existencia de casi 84% de mexicanos que profesan la religión católica, según reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el cual reveló que en una década la cifra de devotos de esa creencia bajó un 4%, pues en 2000 era de 88%.

La Santa Sede difiere de estas cifras y establece que el número de feligreses corresponde al 91.89% de los casi 120 millones de mexicanos, es decir, cerca de 100 millones de personas son católicas, según publica Ansa Latina.

Masferrer, sin embargo, estima que "los católicos no pueden representar más del 73% de la población" e hizo énfasis en el "éxodo de almas" muy acelerado que la Iglesia católica en México viene sufriendo desde hace varias décadas y que se refleja en datos muy básicos.

Matrimonio por la iglesia

Por ejemplo, señala que mientras en 1980 hubo 76.7% de matrimonios civiles que también se realizaron por la Iglesia católica, para 2008 la cifra disminuyó a 52.6%.

En 2008 la cifra de bautizados en la confesión mayoritaria fue de 73%, pero de ellos sólo hizo su primera comunión el 54% y la confirmación el 43%.

"Si bien es cierto que el catolicismo sigue siendo mayoritario, en términos culturales ya no puede reivindicar la centralidad que tuvo durante siglos", asegura Roberto Blancarte, investigador del Colegio de México.

Blancarte afirma que las iglesias protestantes representan casi un 8% del total de la población, sin contar a testigos de Jehová y mormones, contra 1.28% en 1950 y 5.21% en el 2000.

"Tanto en Brasil como en México el ascenso de los grupos evangélicos tradicionales, como los evangélicos pentecostales, ha sido notable. De igual manera el de los agnósticos, ateos o simplemente sin religión", expone por su parte el experto en religiones Bernardo Barranco, autor del libro "Modernización de la jerarquía católica en México".

"¿Por qué toda esta jugarreta de las cifras?", se preguntó Mansferrer al hablar en un seminario de Actualización Ministerial de Iglesias Evangélicas, y respondió que se trata de "cuotas políticas de decisiones electorales, de reconocimiento de poder y además dinero".

El investigador de la Escuela Nacional de Antropología e historia (ENA) desestimó las estadísticas oficiales que otorgan a organizaciones evangélicas membresías muy pequeñas, algo que considera "inaceptable y fruto de una fantasía o de una manipulación escandalosa".

De acuerdo con las estimaciones de Mansferrer, de los 80 millones de católicos que habría en México apenas un millón serían "militantes" que van a misa y comulgan, en contraste con los 20 millones de evangélicos, de los cuales 8 millones son constantes.

Metodología de medición

En su libro "Pluralidad religiosa en México. Cifras y proyecciones", Mansferrer critica la metodología del Inegi para medir la cifra de creyentes y dice que desde el censo de 1950 no se trabaja con variables ya estaban estandarizadas en censos anteriores.

Se han incluido categorías de respuestas "aparentemente neutrales" que "encubren a miembros de religiones minoritarias que no desean exhibir su identidad religiosa" y "reflejan también que no tiene los mecanismos aptos para identificar a todos aquellos que no son católicos", afirma.

Además, los fieles de religiones no católicas suelen ocultar su filiación para evitar ser señalados pues la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), sostiene, y dice que "mencionar que no se es católico" implica para una persona "ser discriminado, maltratado, segregado y humillado".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios