Siete cosas que debes saber del próximo santo de México

Será el domingo 16 de octubre cuando el Papa Francisco canonice a José Sánchez del Río, conocido como el 'niño cristero'.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
José Sánchez del Río fue un joven católico que participó en la Acción Católica de la Juventud Mexicana y después se unió a las fuerzas de la resistencia durante la Guerra Cristera en 1926. (facebook.com/JSRSHY)

José Sánchez del Río fue un joven católico que participó en la Acción Católica de la Juventud Mexicana y después se unió a las fuerzas de la resistencia durante la Guerra Cristera en 1926. (facebook.com/JSRSHY)

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- El Papa Francisco estableció en marzo que el beato mexicano José Sánchez del Río, conocido como el “niño cristero”, será proclamado santo el próximo domingo 16 de octubre.

La determinación ocurrió en un Consistorio Ordinario Público para la canonización de beatos que presidió el Pontífice junto a cardenales, en el Palacio Apostólico del Vaticano. En la misma ceremonia será también canonizado el beato argentino José Gabriel del Rosario Brochero, llamado "el Cura gaucho".

¿Quién era José Sánchez del Río, el “niño cristero”?

Nacido en Sahuayo (Michoacán) el 28 de marzo de 1913, José Sánchez del Río fue un joven católico que participó en la Acción Católica de la Juventud Mexicana y cuando estalló la Guerra Cristera en 1926, quiso unirse a las fuerzas de la resistencia, pero su madre no se lo permitió.

Luego de una inicial negativa a su alistamiento en las fuerzas cristeras guiadas por el general Prudencio Mendoza, ingresó en el grupo. Convenció a su madre con la frase: “Nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora”.


El 6 de febrero de 1928, durante una batalla, el muchacho dio su caballo al general y así lo salvó, quedando él prisionero de las tropas gubernamentales.

Tras cuatro días de cautiverio, los hombres del ejército federal lo sacaron de la parroquia donde estaba preso y lo llevaron hasta el Panteón Municipal, donde ante una tumba ya preparada fue ahorcado y acuchillado por sus verdugos, uno de ellos, Rafael Gil Martínez, alias El Zamorano, lo bajo del árbol y lo remató con un tiro en la sien.

Fue declarado beato junto con otros 11 mártires mexicanos el 20 de noviembre de 2005 durante una ceremonia en el Estadio Jalisco de Guadalajara presidida por el cardenal José Saraiva Martins, entonces prefecto para las Causas de los Santos del Vaticano.

Quién es el 'niño cristero'

1.- Pidió a Dios la gracia de morir mártir

Cuando su familia se trasladó a Guadalajara, José fue a la tumba del abogado Anacleto González Flores, martirizado el 1 de abril de 1927. Allí el muchacho pidió a Dios poder morir como Anacleto en defensa de la fe católica.

Uno de los 27 testigos en su proceso indicó que el joven tomó la decisión de unirse a los cristeros en esa visita-peregrinación. Su resolución se hizo más fuerte y rogó a sus padres que lo dejasen unirse a los cristeros.

Al inicio se negaban por su corta edad, pero al final le dieron su permiso y bendición.

2.- Dio la vida por un cristero

José sirvió a los cristeros -que en un principio no quisieron aceptarlo porque era joven y por el peligro al que se exponía- como portaestandarte de la imagen de la Virgen de Guadalupe, pero no llegó a tomar parte activa en los enfrentamientos armados.

El 6 de febrero de 1928 durante un enfrentamiento entre las tropas del gobierno y los cristeros, le dispararon al caballo del jefe cristero Luis Guízar Morfín.

Joselito se bajó del suyo y “en un acto heroico” para que no fuera hecho prisionero se lo ofreció diciéndole: “mi general, tome usted mi caballo y sálvese; usted es más necesario y hace más falta a la causa que yo”.

Así Guízar Morfín pudo escapar y el joven fue capturado junto con su amigo Lázaro.

3.- El lugar de su bautizo fue su prisión

Luego de ser capturado el 7 de febrero de 1928 Joselito fue encerrado en el baptisterio de la iglesia de Santiago Apóstol en Sahuayo, que había sido convertida en una cárcel y en caballeriza de las tropas del gobierno. Así el lugar donde fue bautizado se convirtió en su prisión.

4.- Defendió una iglesia convertida en gallinero

El postulador contó que el tabernáculo y el presbiterio de la iglesia donde estaba prisionero fue convertido en un gallinero donde se entrenaban los gallos de pelea del gobernador.

José “reaccionó con fuerza matando a los gallos, y sin miedo a las amenazas de muerte”. Allí le dijo al carcelero: “la casa de Dios es para rezar, no para usarla como un establo de animales. Estoy dispuesto a todo.  Puede fusilarme. Así me encontraré enseguida en la presencia de Dios y podré pedirle que le confunda”.

5.- Vivió su fe sin temor al peligro

El presidente Plutarco Elías Calles promulgó varias restricciones a la Iglesia y los que se atrevían a desobedecer y profesar su fe eran enviados a la cárcel y ejecutados.

“Acudía al catecismo y se distinguía por su compromiso en las difíciles actividades parroquiales, (…) se acercaba a los sacramentos, cuando podía, porque el culto público estaba prohibido, poniendo en peligro su vida; rezaba cada día el santo Rosario junto con su familia. A pesar de ser todavía muy joven, José sabía muy bien lo que estaba viviendo México en aquella persecución”, indicó el postulador.

“La etapa de la adolescencia -explicó el sacerdote- tiene características particulares muy conocidas: es tiempo de búsqueda de un modelo para identificarse y de un ideal que fundamente toda la vida. José lo encontró en Cristo y su an­helo más grande fue entregarse totalmente en favor de la Iglesia ultrajada”.

6.- Su padrino de primera comunión mandó asesinarlo

Según recordó el postulador, el padrino de primera comunión de Joselito fue Rafael Picazo Sánchez. Incluso estaban emparentados y era amigo de la familia.

Fue él quien, influenciado por el presidente Calles y su odio a la Iglesia, ordenó asesinarlo. Se le considera “el autor intelectual” de su martirio.

7.- Le arrancaron la piel de los pies

Al inicio, Rafael Picazo no quería asesinarlo, así que le hizo varias propuestas tentadoras para hacerlo renegar de su fe. Le ofreció inscribirlo en la prestigiosa escuela militar del régimen e incluso mandarlo a Estados Unidos. Sin embargo él las rechazó.

Entonces Picazo pidió a la familia la suma de cinco mil pesos de oro para su rescate. Su padre reunió el dinero, pero José le pidió que no pagara el rescate porque ya había ofrecido su vida a Dios y “su fe no estaba a la venta”.

Dos testigos de su martirio contaron que ya en el mesón, los soldados le arrancaron la piel de la planta de los pies con un cuchillo. Después lo hicieron caminar hasta el cementerio mientras lo golpeaban.

El P. González dijo que “querían obligarlo a apostatar de la fe con las torturas, pero no lo lograron. Sus labios solamente se abrían para gritar ‘¡Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!’.

En el cementerio, el jefe de los soldados ordenó apuñalarlo para que no se oyeran los disparos. Con cada puñalada José gritaba: “¡Viva Cristo Rey!”, “¡Viva Santa María de Guadalupe!”. Después el jefe le disparó dos veces en la cabeza. Eran las 23:30 horas del 10 de febrero de 1928.

(Con información de Notimex y aciprensa.com)

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

1 COMENTARIO

Hagrid33

San Joseito, ruega por paz y justicia en México

Responder a este comentario6 | 0