Congreso del Estado tiene su primera prueba de fuego

El legislador tiene que hacer leyes, es un hacedor de leyes, tiene que revisar...

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

El legislador tiene que hacer leyes, es un hacedor de leyes, tiene que revisar, tiene que analizar e incluso mejorarlas, y proponer leyes secundarias a las reformas que se implementan por el ejecutivo. La propuesta para eliminar la obligatoriedad de las cuotas a los sindicatos contiene una semilla de inestabilidad, una medida con claros rasgos antisindicalistas.

Los conflictos entre el gobierno y los sindicatos amafiados y corruptos, nos recuerdan que  todos somos prisioneros de todos estos grupos de interés. Somos presa de los grupos buscadores de rentas extraordinarias como son los sindicatos.

La libertad económica simple y sencillamente es incompatible con los actuales sindicatos que componen a nuestro sector laboral, especialmente aquellos que provienen de los monopolios del gobierno. Revisar estos índices es importante, pues además de recordarnos que nuestra libertad económica es limitada, también nos da muestra de qué tanto el poder sindical obstaculiza la libertad económica y por tanto el crecimiento económico y vuelve a todos prisioneros de sus privilegios.

A veces se nos olvida que estas cuotas de poder están intactas. No sólo estamos presos a merced de los monopolios gubernamentales, sino también del poder sindical corrupto creado en los años de gloria del México charro.

No debe haber en el congreso “intereses intocables” la cual adquiere una dimensión más vigorosa de afirmación de la autoridad del Estado.

Una dimensión que no por ser ignorada por algunos dejó de ser registrada en todos, todos, los grupos de interés del estado.

Un legislador tiene que buscar la manera de que se reparta equitativamente los presupuestos de egresos de la Federación, para que llegue a la ciudadanía, revisarlos y autorizarlos, y en esto el legislador tiene un papel importante, para que los ciudadanos tengan la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida. 

También un legislador tiene facultad para revisar que las cuentas de los servidores públicos, de los gobernantes, puedan ser autorizadas. 

Un representante popular debe ser un legislador, un legislador que realmente legisle para todos y sobre todo para el pueblo, no importa si son empresarios, no importa si son ciudadanos de a pie, lo que deben de hacer es representar a los que realmente los empoderan.

El tema de la plataforma de transporte UBER, es la primera prueba de fuego para el congreso del estado para que funcione de manera regular y hacer que sea factible esa posibilidad.

Voces en contra no se han hecho esperar y taxistas de Quintana Roo, amenazan con cazar y dañar vehículos de UBER.

Muy lamentable las declaraciones de una parte del gremio de taxistas de la ciudad, respecto a la parte de UBER, es importante reglamentarlo, como le hicieron en otras ciudades, al final del día el único ganador debe de ser la comunidad ningún sector de la población puede prohibirle a la gente su derecho a decidir.

Los ciudadanos también piden tener opciones, refiriéndose sobre todo en los tiempos de espera entre ambos servicios.

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

1 COMENTARIO

austina

En teoría lo que dice acerca del congreso es cierto, pero en la práctica, el congreso está sometido a lo que diga el gobernador.

Responder a este comentario0 | 0