“El Circo”

La banda liderada por Rolando Ortega, mejor conocido como “Roco”, sacó al mercado el disco que hasta ahora es el más emblemático de la banda: “El Circo”...

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

En septiembre de 1991, los mexicanos tenían la promesa de que iban a acceder al primer mundo de la mano de Carlos Salinas de Gortari con el programa Solidaridad y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá; la comunidad cultural estaba recuperándose de la pérdida de uno de sus más grandes exponentes de la pintura fallecido en junio, Rufino Tamayo; en la industria de la música se comprobó que el rock en español también vendía. Después de la invasión española con grupos como Alaska y Dinarama, Duncan Du y Hombres G, las bandas argentinas como Soda Estéreo, Miguel Mateos y Enanitos Verdes arrasaban en ventas; en nuestro país el sello discográfico BMG le dio apertura a bandas como Caifanes, y Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio.

La banda liderada por Rolando Ortega, mejor conocido como “Roco”, sacó al mercado el disco que hasta ahora es el más emblemático de la banda: “El Circo”, pues la mayoría de sus temas se convirtieron en sencillos en las estaciones de radio a nivel nacional.

El primer tema “Pachuco”, es un homenaje a esta subcultura que puso de moda  Germán Valdés “Tin Tán”, en los años 50, “hey pa´ fuiste Pachuco, también te regañaban”, era un grito que pedía que los jóvenes fueran entendidos por sus padres pues ellos también se divertían a su manera.

“Un poco de sangre”, habla de lo sangrientas que pueden ser las calles de nuestro México y que a la fecha es una problemática latente.

En temas como “Toño” y “Solín”, hicieron gala de eclecticismo musical con ritmos como calipso, reggae, ska y folk y por supuesto los instrumentos de viento ejecutados magistralmente por Eulalio Cervantes “Sax”, fueron protagonistas en todas las canciones.

“Kumbala” es sin duda una de las rolas más eróticas del rock nacional, le canta al amor, a los placeres de la noche “Sol no entiendes lo que pasa aquí, esto es la noche y de la noche son las cosas del amor”, sin duda crea una ambientación de los viejos cabarets.

“Un gran circo” es la cereza del pastel, pues narra de manera perfecta lo que ocurre en las calles día con día, vendedores ambulantes, limpia parabrisas, artistas callejeros, al escuchar el tema podemos oler el smog de los camiones, escuchar a la señora que nos vende piratería por 10 pesos, el tráfico vehicular y peatonal que se vive en la Ciudad de México y la guitarra de Enrique Montes “Pato” es un perfecto acompañante de la melodía con sus rasgueos característicos.

Gran parte del éxito de este disco –producido por Gustavo Santaolalla- es que los temas trascendieron más allá de los acordes, cada tema creaba ambientes urbanos a la perfección y esto logró que la gente se identificara con cada una de las letras y melodías.

Para cerrar con broche de oro le hacen homenaje a uno de los grandes compositores mexicanos, Juan Gabriel, con el cover de “Querida”, una versión ska que invita a bailar y celebrar.

Sin duda a 25 años de su lanzamiento, “El Circo” es uno de los discos clásicos  del rock nacional y forman parte ya de nuestra cultura popular y la banda tiene un gran compromiso con sus fans en emular el éxito de esta producción.

Estimados lectores nos leemos la próxima semana.

Saludos y mucho rock.

Carlos Cajero
Comunicólogo de profesión, músico por convicción, futbolista fracasado y locutor por diversión. Egresado de la Universidad La Salle Cancún. Guitarrista, estudió en la academia de música G. Martell en la Ciudad de México.
Ver más de Carlos Cajero

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.