La explosión demográfica

Se piensa que en un futuro próximo las guerras serán por el agua y los alimentos y al parecer, porque no le damos importancia a su cuidado.

ENVÍA

Yucatán llegó a los 2 millones 35 mil 805 habitantes, según dio a conocer el Consejo Estatal de Población (Coespo), en medio de llamados con carácter de urgente, por la contaminación del manto freático (acuífero), la siembra de transgénicos y la basura en las calles, entre otros problemas, de los que da cuenta Milenio Novedades.

Se espera que para el próximo año la población aumente y sume poco más de 2 millones y medio, por lo que el Gobierno del Estado tendrá que trabajar en reenfocar sus políticas públicas para que no se vuelvan un dolor de cabeza los problemas que trae consigo la explosión demográfica.

Desde hace varias semanas me venía preguntando por qué es que hay tanta basura regada en las calles de la ciudad; se pueden notar por donde quiera volantes de diversas empresas tirados, tapas y envases de plástico, empaques de leche, etc. Es evidente que hacen falta campañas de cultura del reciclaje, limpieza, de moderación del consumo y más.

El panorama se pone sombrío si uno piensa en las hermosas formaciones naturales que tenemos en Yucatán como son los cenotes. Cualquier persona que haya visitado uno de estos lugares puede constatar la riqueza de agua que guardan estos antiguos templos de nuestros ancestros mayas. Sin embargo, granjas porcícolas y avícolas los contaminan vertiendo sus desechos en ellos. Todos sabemos que podemos vivir unos días sin alimentos, pero sin agua…

Greenpeace advierte al Estado por la siembra de soya transgénica en el sur, debido a que una sustancia (glifosato) empleada para controlar la maleza en su cultivo pone en riesgo la salud humana al filtrarse al manto freático. También existe el peligro de la contaminación genética de los cultivos en Yucatán.

Esto ocurre porque es imposible impedir la dispersión del polen transgénico que puede polinizar otros cultivos y plantas silvestres.

Se piensa que en un futuro próximo las guerras serán por el agua y los alimentos y al parecer todo esto es porque no le damos la importancia requerida al cuidado de estos elementos.

Recuerdo que hace unas semanas observaba en la televisión una serie estadunidense en la que policías esclarecían un crimen el cual había sucedido debido al descubrimiento de un manto freático (acuífero) que significaría mucho dinero para el homicida. Ahí sí son bien reconocidas y cuidadas las concentraciones naturales de agua, pensé.

Gerardo Ramírez Vernón
Diseñador en Milenio Novedades.
Ver más de Gerardo Ramírez Vernón

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.