Sustentabilidad

La contaminación, la sobreexplotación de las reservas pesqueras, la pérdida de biodiversidad y el uso excesivo del agua y la tierra amenazan el desarrollo.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

A pesar de los progresos logrados en la reducción de la pobreza en los últimos 15 años, ha habido un avance considerablemente menor en la gestión sostenible del medio ambiente. La contaminación, la sobreexplotación de las reservas pesqueras, la pérdida de biodiversidad y el uso excesivo del agua y la tierra amenazan cada vez más a las iniciativas de desarrollo de los países. La población del mundo es más próspera y numerosa: de 6,000 millones en 2002, ya llegaba a 7,000 millones en 2013 y sobrepasará los 9,000 millones en 2050. Junto con el crecimiento de la población, hubo ganancias considerables en materia de prosperidad. 

Más personas han salido de la pobreza durante las dos últimas décadas que en ningún otro momento de la historia. El comercio mundial se ha más que triplicado desde 1992 y el producto interno bruto (PIB) de los países en desarrollo se ha duplicado, permitiendo un aumento proporcional en el consumo. En consecuencia, la huella ecológica de la agricultura se ha intensificado, lo cual ha provocado contaminación agroquímica, agotamiento del suelo y deforestación. 

La demanda de alimentos también ha estimulado el consumo de agua, el cual se ha triplicado en los últimos 50 años. Se espera que la extracción hídrica suba 50% para 2025 en las economías en desarrollo. 

Hoy día, más de la mitad del mundo vive en ciudades. Más del 90% de todo el crecimiento urbano está ocurriendo en naciones en desarrollo y ha provocado una grave contaminación del aire y del agua. Se ha registrado un aumento de las industrias que emiten más carbono y que a menudo son contaminantes y ello ha contribuido al agotamiento de los recursos naturales y al cambio climático. 

Las consecuencias inmediatas y a largo plazo de este último, que van desde un planeta con temperaturas más elevadas hasta la existencia de océanos más ácidos, constituyen  una amenaza  para los avances en materia de reducción de la pobreza y en el desarrollo. 

Claramente, las pautas actuales de crecimiento están ejerciendo demasiada presión sobre un medio que ya ha sufrido agresiones. Es momento de reforzar las acciones de adaptación y mitigación para contrarrestar los daños que ya son evidentes y que tienen su origen en ya famoso cambio climático.

Ramón Pérez
Comunicólogo.
Ver más de Ramón Pérez

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.