Ni la Profepa los frena: rellenan manglares en el Estero de Chac

La zona fue comercializada a través de internet; se prometió a los compradores amenidades inviables.

|
(Javier Ortiz/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los sellos de clausura de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), no han sido suficientes para frenar el relleno de manglares, construcción de muelles y chozas en medio de humedales, en la zona conocida como Estero de Chac.

Vecinos de rancherías cercanas denunciaron que por las noches, ingresan camiones de volteo y grupos de trabajadores a esa zona para llevar material de relleno que utilizan para sepultar los humedales ubicados a orilla de la laguna, para ganarle paso al agua.

Los habitantes identificaron a los trabajadores como integrantes del ejido Juan Sarabia, encabezados por Ernesto Haro Gutiérrez, comisario ejidal, a quien se le ha visto en algunas ocasiones dando instrucciones junto con Marcos Jiménez Potenciano, su más cercano colaborador.

También te puede interesar: Lancha encalla y provoca daño ambiental en la Laguna de los Siete Colores (video)

Rosendo N, quien por temor a represalias omitió sus datos generales, señaló que esos trabajos clandestinos forman parte de la desesperación de la directiva ejidal, para no devolver el dinero por la venta de esos terrenos.

Dijo que en su caso, al igual que varios compradores por internet, adquirió un predio en esa zona, pero no le entregaron más que un documento ejidal que no ampara la propiedad, por lo que varios de los compradores están exigiendo la devolución de su dinero, porque ya se dieron cuenta que esos terrenos tienen problemas legales.

(Javier Ortiz/SIPSE)

Indicó que para animar a las personas a quedarse con los predios, Haro Gutiérrez les prometió construir muelles, rellenar las zonas de humedales para que puedan construir sus chozas y construir la terracería del camino de acceso.

De acuerdo con los ejidatarios, para llegar a esa zona hay que adentrarse por la carretera antigua en curva peligrosa, cerca de Huay Pix, y a escasos dos kilómetros se puede observar la primera lona que conduce a un ramal del río Hondo, donde están construyendo un puente de madera en medio de manglares, varios de los cuales tuvieron necesidad de cortar.

A la vera del camino se pueden observar montículos de sascab y gravilla con el que están rellenando varios kilómetros del acceso lleno de manglares; a más de tres kilómetros de camino, se observa una choza en plena construcción, con una poceta para sumidero a escasos dos metros de la orilla de la laguna, raíces de desarrollados manglares se pueden observar enterrados entre el sascab, y al fondo, otro sello de clausura de la Profepa que nunca tuvo seguimiento, de acuerdo con los ejidatarios.

Cargando siguiente noticia