Legionarios de Cristo: revelan pederastia en el Instituto Cumbres de Cancún

Al menos ocho mujeres revelaron haber sido víctimas del director y sacerdote Fernando Martínez.
|
(Redacción/SIPSE)
(Redacción/SIPSE)

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- En sus 78 años de historia, la organización de los Legionarios de Cristo registró el abuso sexual de 175 menores de edad, 60 de ellos victimados por el propio padre Marcial Maciel.

Esto se desprende del informe "Radiografía ocho décadas para erradicar el abuso", que detalla cómo dentro del grupo eclesiástico fueron abusados sexualmente niños, en su mayoría entre los 11 y 16 años, a manos de sacerdotes y seminaristas.

El informe se presentará el 20 de enero en la reunión de su Capítulo General, máxima autoridad de los Legionarios de Cristo.

De acuerdo con información de El País, se tiene conocimiento de al menos ocho casos ocurridos en el Instituto Cumbres, en Cancún, a manos del sacerdote y director Fernando Martínez.

“No te tocaba solamente la pierna, te tocaba las partes íntimas”, relató para el diario español María Belén Márquez, de 34 años de edad.  “Yo tenía seis años, estaba muy chiquitita”.

Fernando Martínez, acusado de abuso de menores en el Instituto Cumbres de Cancún. (Redacción/SIPSE)

Márquez es una de las ocho víctimas que este año denunciaron haber sido abusadas cuando eran niñas en Cancún por el director de su colegio, miembro de los Legionarios de Cristo.

Esto ocurrió entre las paredes del Instituto Cumbres entre 1991 y 1993.

Belén Márquez contó que el sacerdote las sobornaba con hostias y cera que usaban para jugar cuando eran pequeñas.

El diario español detalla además que la joven, quien encabeza Misión Maya, una organización no gubernamental de índole católica; aún siente rechazo y culpa por lo que le ocurrió de niña.

“Uno cree que pudo haberlo evitado. “Son secuelas que no se ven, pero que duran toda la vida”, afirmó.

Los sacerdotes obligaban a las niñas a ver cómo abusaban de sus compañeras

Biani López Antúnez, de 36 años, es otra de las víctimas. Cuando tenía ocho años se mudó de Ciudad de México a Cancún porque su familia quería darle una vida mejor y la inscribieron en el Instituto Cumbres.

López Antúnez recordó en la entrevista con El País, que los Legionarios de Cristo pusieron al frente de la escuela a Fernando Martínez, a pesar de que sabían que tenía por lo menos tres denuncias por casos de pederastía.

“Ellos sabían perfectamente que estaban poniendo a un depredador sexual en mi colegio. Era totalmente prevenible”, afirmó. 

Belén Márquez y López Antúnez revelaron que además de los abusos, los sacerdotes les hacían ver cómo se aprovechan de otras niñas.

“Nos metía en el cuarto de baño de la capilla, pero dejaba la puerta entreabierta y, al resto, nos hacía sentarnos en primera fila y ver”, cuenta López.

Registran Legionarios 175 abusos de menores

Una gran parte de los abusos cometidos por miembros de los Legionarios de Cristo ocurrieron en los seminarios menores (internados donde se forman a los futuros sacerdotes), en donde otros “90 alumnos fueron abusados por 54 seminaristas, de los cuales 46 no llegaron al sacerdocio”.

Por dichos internados han pasado unos 10 mil alumnos estables en décadas pasadas y fueron el ámbito más vulnerable para los abusos sexuales, de acuerdo con el Informe 1941-2019 sobre el fenómeno del abuso sexual de menores en la Congregación de los Legionarios de Cristo desde su fundación hasta la actualidad, difundido este sábado.

Además, reconoce el documento, en los centros educativos de la congregación (colegios, institutos superiores y universidades regidos por el modelo educativo de la Legión) siete sacerdotes, ya retirados del servicio, abusaron de 33 víctimas.