19 de Noviembre de 2018

Te damos seis beneficios de que tu hijo tenga una mascota

Con una guía responsable, los pequeños pueden aprender mucho de los canes.

Los niños aprenden a medida que van creciendo junto a su perro. (Redacción/SIPSE)
Los niños aprenden a medida que van creciendo junto a su perro. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Te damos seis beneficios de que tu hijo tenga una mascotaCompartir en Twiiter Te damos seis beneficios de que tu hijo tenga una mascota

Redacción/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- El perro es el primer animal de compañía que fue domesticado por los humanos y ha estado presente en la vida diaria de muchas civilizaciones. Al convivir por tanto tiempo con las comunidades humanas, los perros pasaron de ser guardianes y ayudantes en la cacería a formar parte de las familias.

En México, los perros son los animales de compañía preferidos por las personas, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo), el 80% de las familias que cuentan con un animal de compañía en casa tienen perros.

Debido a su docilidad y facilidad de relacionarse con las personas, especialmente con los niños, son considerados compañeros excelentes para su convivencia en familia.

Seis beneficios que surgen de la interacción entre niños y perros. 

Inculca la responsabilidad

Ayudar en los cuidados y atención de necesidades de los perros, implica para los niños comenzar a desarrollar su sentido de responsabilidad.

Dependiendo de su edad, pueden hacerse cargo de tareas sencillas como cambiar el agua todos los días, darles de comer o cepillarlos. Si son más grandes, pueden encargarse de llevarlos de paseo o bañarlos. Los niños aprenden a medida que van creciendo junto a su perro, ayudándolos a entender el valor de la responsabilidad hacia otros seres vivos.

Mejora su autoestima y bienestar psicológico

Al hacerse cargo de las necesidades de otro ser vivo, los niños comienzan a sentirse útiles y pueden ver que sus acciones ayudan al cuidado de alguien más, dándoles una motivación para continuar con su trabajo y mejorando su autoestima.

Además, cuando el perro corresponde con su cariño a los cuidados que recibe, esta acción le brinda una sensación de bienestar a su pequeño compañero de juegos.

Impulsa la activación física

Jugar y sacar de paseo al perro, les exige a los niños un gasto importante de energía al realizar una actividad física intensa. Esto los lleva a ser más activos e inclinarse por diferentes actividades deportivas o artísticas como el baile, en lugar de acostumbrarlos al sedentarismo. Al ser más activos, los niños pueden alcanzar su máximo desarrollo físico, con un impacto positivo en su salud en general.

Mejora sus habilidades sociales

Mientras pasean con sus perros por la calle, los niños se encuentran en un entorno al aire libre, donde pueden sentirse más abiertos a jugar, además de perder el miedo a otros perros al ver cómo es su interacción con otros paseantes de mascotas.

Adicionalmente, como un perro no los va a presionar para actuar de una u otra manera, los niños desarrollan su confianza en sí mismos, volviéndolos más abiertos a iniciar nuevas interacciones con otras personas.

Combate la soledad

Cuando los niños no tienen hermanos o compañeros cercanos con los cuales jugar, la compañía de un perro es ideal para evitar que se sientan solos.

Los niños desarrollan su confianza en sí mismos, volviéndolos más abiertos. (Redacción/SIPSE)

Los niños aprenden a confiar en su perro rápidamente y ven en él una figura protectora que además los acompaña y juega con ellos cuando no hay nadie más en casa, así no llegan a sentirse solos mientras tengan a su compañero cerca.

Les enseña a respetar y valorar la vida

Instruir a un niño que un perro no es un juguete, sino que es un ser vivo al igual que él, es el primer paso para que los pequeños comiencen a entender el valor de la vida y respeten a los seres vivos en general.

Al desarrollar la sensibilidad hacia otros animales y el mundo que los rodea, los niños pueden comprender mejor la importancia de ayudar a otros y preocuparse por lo que ocurre en su entorno.

El crecimiento y desarrollo de un niño se ven beneficiados de manera integral al establecer una relación con un perro. La fidelidad y cariño que los caninos expresan de manera natural hacia sus cuidadores, los convierten en compañeros ideales para un infante en su crecimiento físico y como persona.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios