Contaminación acústica está matando aves y primates en Quintana Roo

Cuando los locales y turistas llegan a la selva de Q. Roo de tour o fiesta, la contaminación acústica provoca migraciones mortales.

|
Foto: Cortesía
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Investigadores ambientalistas alertaron sobre el daño que está produciendo la contaminación acústica en las zonas naturales debido a las actividades ecoturísticas y de recreación que se llevan a cabo en las selvas de Quintana Roo. Mira el video al final. 

Foto: Cortesía

El doctor Yann Hénaut, jefe del departamento de Conservación de la Biodiversidad en El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) unidad Chetumal señaló que el ruido que generan con las fiestas o eventos en las zonas naturales impacta directamente en especies como aves y mamíferos, quienes son obligados a cambiar de lugar, debido a estas actividades humanas.

“El hecho de generar ruidos en las zonas naturales ocasiona un grave impacto, aunque nosotros no podamos saberlo, las especies de animales como aves, monos y demás mamíferos sienten invadido su territorio y emigran hacia otros lados, son cosas que no percibimos pero están pasando, y es algo muy lamentable, porque afectamos al medio ambiente”, señaló el especialista.

Foto: Cortesía

Se refirió específicamente a actividades como eventos sociales e incluso deportivos al interior de las selvas quintanarroenses, donde se acostumbra a generar ruidos excesivos que alteran completamente la vida silvestre, generando un impacto completamente negativo.

Ejemplos de contaminación acústica: Grupos de MTB

Un claro ejemplo de ello fue denunciado en redes sociales por algunas personas que promueven el deporte de aventura, quienes señalaron que algunos clubes o grupos deportivos se introducen en las selvas del sur del estado y realizan recorridos escuchando música, lo cual fue duramente criticado.

Foto: Cortesía

“Todo va muy bien en los senderos, hasta que aparecen los grupos de MTB con sus bocinas y 70 bicicletas, no sean egoístas y disfruten de la naturaleza, la fauna no quiere escuchar su música, respeten.”, dijo Rodolfo Sánchez, promotor de deportes de aventura a través de sus redes sociales.

Este tipo de situaciones, además de las fiestas en zonas naturales, son ignoradas hasta el momento, pero tienen una severa repercusión en el medio ambiente, lo cual, de acuerdo con expertos, altera por completo la vida de los seres vivos de estos lugares, pues tienen que desplazarse hacia otros lugares y abandonan nidos, madrigueras y sus hogares ante la presencia humana.

Cargando siguiente noticia