Trámites para abrir un negocio en Q. Roo ponen en jaque a emprendedores

El líder de la Canaco-Servytur, Juan Jaime Minguer Cerón, considera excesivos los trámites para abrir un negocios en la entidad

|
Foto: Enrique Mena, NOVEDADES.
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Quintana Roo es el estado a nivel nacional donde los empresarios realizaron el mayor número de trámites para abrir un negocio, pagos o solicitudes de servicios, durante 2020, el año pasado de la pandemia.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer los resultados de la más reciente Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (Encrige) 2020 donde precisa que fueron 61.8 trámites, en promedio, los que tuvo que efectuar una unidad económica.

Los trámites los realizan los propietarios o encargados de los negocios, de manera presencial en oficinas de gobierno municipal y estatal; así como pagos de servicio de manera virtual.

Las  66 mil 108 unidades económicas micro, pequeñas, medianas y grandes empresas de la entidad, superan por 13 trámites a Coahuila que tuvo 48.2 en promedio. En tanto que la media nacional fue de 20.1 gestiones.

Juan Jaime Mingüer Cerón, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) delegación Tulum-Chetumal comentó que es excesiva la carga de trámites que realiza una empresa.

Incluso eso es un factor para que un emprendedor dude en poner en operaciones un establecimiento, porque la burocracia con que se puede topar en oficinas gubernamentales le hace perder mucho tiempo, de pasar varias horas haciendo un sólo trámite en el ayuntamiento de Othón P. Blanco, por mencionar un ejemplo.

Negarse a realizar los trámites para abrir un negocio puede resultar perjudicial

El líder empresarial destacó que a pesar de esta carga de trámites gubernamentales, son cuestiones que se deben realizar de manera obligatoria porque de lo contrario no se puede seguir operando o en el peor de los casos puede derivar en sanciones económicas, como el caso de no tener una licencia de funcionamiento.

“El propietario del negocio tiene que seguir aunque haya mucho papeleo por realizar, pagos, si bien nos quita el tiempo, es la regulación que se debe seguir”, puntualizó.

Específicamente en el caso del municipio de Othón P. Blanco, la tan mencionada mejora regulatoria que supuestamente implementó el Ayuntamiento, simplemente no ha funcionado porque de poco o nada ha agilizado los trámites que a diario efectúan los empresarios.

Cargando siguiente noticia