El amor en tiempos de redes es desechable, afirma experto de la UNAM

Hoy día el vínculo entre dos personas es superfluo y crea un sentimiento de soledad generalizado.
|
En los tiempos de la tecnología inteligente, todo es rápido y poco duradero, igual el amor. (Foto: Reforma).
En los tiempos de la tecnología inteligente, todo es rápido y poco duradero, igual el amor. (Foto: Reforma).

Ciudad de México.- A juicio de Ricardo Trujillo Correa, académico de la Facultad de Psicología de la UNAM, el matrimonio en el pasado se podía planear a quince, veinte o treinta años y no había un estigma al respecto, mientras que hoy necesitamos que todo sea inmediato.

“Esto tiene una serie de consecuencias, un peso simbólico diferente de cómo conceptualizamos nuestro tiempo. Tenemos prisa para todo”, afirma el experto en relaciones humanas.

De acuerdo con el Instituto de Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el año 2000 se registraron más de 707 mil uniones matrimoniales; sin embargo, para 2017 la cifra disminuyó en 26 por ciento, con poco más de 500 mil parejas que decidieron unir sus vidas. Por otra parte, los divorcios se incrementaron más de la mitad en el periodo 2000-2016, de 52 mil 358 a 139 mil 807 separaciones anuales.

Basado en estas cifras, Trujillo Correa comparó este fenómeno de no crear proyectos de vida de largo plazo con la compra de un refresco de cola, una vez que se termina el producto se tira la lata a la basura.

“Desde esta perspectiva, como tú, pareja, ya no me das los satisfactores que estoy buscando, entonces ya no me interesa permanecer contigo a largo plazo. Hay un descreimiento del matrimonio como estructura social que permanezca fija para determinar una forma de relación amorosa”.

También te puede interesar: ¡El poder del amor! Hombre en silla de ruedas se pone de pie en su boda

Trujillo Correa afirmó que la forma en la que se vive actualmente simula una carrera constante donde no se aprecia el presente. “Este tipo de vida económica capitalista posmoderna tiene un impacto también en la forma en la que nos vinculamos y nos relacionamos con los demás, de tal manera que a mí ya no me interesa formar una comunidad, sino que yo soy mi propia comunidad”.

Ante esto, ¿cuáles son las consecuencias en la sociedad? El académico refirió una pérdida de profundidad del sentimiento en la que la experiencia se torna más superflua y crea un sentimiento de soledad generalizado. “Todo lo vivimos de manera inmediata creando una sociedad acultural, sentenció.”

 (Con información de UNAM-Global).

relacionadas