24 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

Aprovechan energía de latidos en animales

Desarrollan dispositivo que usa los latidos del corazón para generar energía eléctrica.

Científicos pretenden que algún día el invento para recargar objetos se aplique en seres humanos. (midwestern.edu)
Científicos pretenden que algún día el invento para recargar objetos se aplique en seres humanos. (midwestern.edu)
Compartir en Facebook Aprovechan energía de latidos en animalesCompartir en Twiiter Aprovechan energía de latidos en animales

Agencias
MOSCÚ, Rusia.- Un grupo de científicos inventaron un dispositivo que se alimenta de la energía generada por el corazón y otros órganos, abriendo el camino para que un día el propio organismo humano sea capaz de recargar aparatos implantados como el marcapasos.

"En la actualidad estamos viendo más y más dispositivos electrónicos implantables (…) Habrá una creciente demanda de energía en el cuerpo humano", dijo John Rogers, profesor de la Universidad de Illinois (EU) y uno de los autores del trabajo publicado en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Basándose en el concepto del efecto piezoeléctrico, generación de electricidad en ciertos materiales sólidos al someterse a una deformación mecánica, los científicos crearon una nanocinta flexible que convierte la energía de los órganos que se comprimen, como el corazón, pulmones o diafragma, en corriente eléctrica, dio a conocer la agencia rt.com.

"El corazón es una excelente pieza para el trabajo mecánico, ya que se encuentra en constante movimiento. El principal problema con este órgano es que cualquier dispositivo puede afectar negativamente a su funcionamiento", explicó Rogers. "Esto exige la creación de un aparato que no solo sea flexible, sino superflexible para no interferir en su funcionamiento", añadió.  

De esta forma desarrollaron una nanocinta de materiales piezoeléctricos de titanato circonato de plomo, a la que adjuntaron un rectificador eléctrico y batería. Para el experimento los investigadores fijaron el dispositivo a los corazones, pulmones y diafragmas de un grupo de vacas, ovejas y cerdos.

Sin afectaciones

Los aparatos eléctricos no limitaron el normal funcionamiento de los órganos y generaron suficiente energía como para alimentar la batería de un marcapasos.

"Un marcapasos funciona con una batería y se instala en su cuerpo. Cada vez que la batería se agota tienen que abrir el pecho para reemplazar el marcapasos", explicó el profesor de la Universidad de Illinois. "Si hubiera la posibilidad de aprovechar el trabajo mecánico de nuestros órganos, quizá podríamos prolongar la vida de la batería o incluso sustituirla por completo", añadió.

A pesar de los exitosos resultados obtenidos en animales, los primeros ensayos clínicos en personas tardarían varios años. Los científicos temen que el plomo, material del que está construida la nanocinta, represente serios problemas para el organismo humano, por lo que confían que en un futuro cercano se desarrolle un material con las mismas características pero que no sea nocivo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios