20 de Junio de 2018

Ciencia y Salud

Arriban Greenpeace y Alejandro Sanz al casquete polar Ártico

El equipo expedicionario sumó al cantante español para documentar los efectos del cambio climático.

En la época estival el deshielo afecta 95 por ciento de su superficie, lo que significa un grave riesgo para el equilibrio ecológico.(Milenio)
En la época estival el deshielo afecta 95 por ciento de su superficie, lo que significa un grave riesgo para el equilibrio ecológico.(Milenio)
Compartir en Facebook Arriban Greenpeace y Alejandro Sanz al casquete polar ÁrticoCompartir en Twiiter Arriban Greenpeace y Alejandro Sanz al casquete polar Ártico

Milenio
CIUDAD DE MÉXICO, México.- Un grupo de expedicionarios, incluido el cantante español Alejandro Sanz, llegó al casquete polar del Ártico, el cual debido al calentamiento global pierde un volumen de hielo similar a un estadio de futbol cada tres minutos.

Greenpeace detalló en un comunicado que la expedición de este año a ese lugar, que busca visibilizar el riesgo de las actividades petroleras que pretenden realizar grandes transnacionales ahí, constató los efectos del calentamiento global.

En ese punto del mundo, en la época estival el deshielo afecta 95 por ciento de su superficie, lo que significa un grave riesgo para el equilibrio ecológico no sólo de la zona, sino del mundo en su conjunto.

El equipo de Greenpeace, confirmó la organización, llegó al casquete polar a través del glaciar Apusêrsêrpia, en el fiordo de Navigit, un lugar de difícil acceso con abruptas grietas de hasta 800 metros de profundidad.

Pilar Marcos, responsable de la campaña del Ártico de la agrupación ambientalista, lamentó los rápidos y drásticos cambios sufridos por el Ártico debidos al calentamiento global.

La expedición pretende documentar los efectos del cambio climático en esta última frontera natural y difundir la necesidad de proteger la zona de la extracción de petróleo y la pesca industrial.

De hecho el proyecto Kanumas, al este de Groenlandia, pretende explorar nuevos pozos con una superficie de 50 mil kilómetros cuadrados en aguas abiertas, con graves riesgos para la zona.

La petición de protección de estas aguas pasa por el compromiso de los países que tienen ribera en el Consejo Ártico para solicitar a Naciones Unidas una moratoria en las actividades petrolíferas en la zona.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios