21 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

Científico italiano juega a ser Frankenstein

Sergio Canavero trabaja en el proyecto HEAVEN/GEMINI, cuyo objetivo es unir una cabeza a un cuerpo diferente al original.

El investigador afirma que los candidatos a someterse a tal operación podrían ser individuos que hayan perdido la vida al sufrir un trauma craneal. (oggi.it)
El investigador afirma que los candidatos a someterse a tal operación podrían ser individuos que hayan perdido la vida al sufrir un trauma craneal. (oggi.it)
Compartir en Facebook Científico italiano juega a ser FrankensteinCompartir en Twiiter Científico italiano juega a ser Frankenstein

Agencias
ROMA, Italia.- “El trasplante de cabeza en hombres es técnicamente posible y dentro de un par de años podría ser una realidad”, asegura el científico italiano Sergio Canavero en una entrevista publicada por el semanario 'Oggi'.

Según el científico, que trabaja en el proyecto HEAVEN/GEMINI, cuyo objetivo es unir una cabeza a un cuerpo diferente al original, los obstáculos técnicos ya han sido superados gracias a la ingeniería celular. 

Según el experto, la clave de la operación pasa por la realización de un corte mínimamente traumático de la médula espinal practicado con un cuchillo extrafino en condiciones de hipotermia profunda para proteger las estructuras cerebrales. 

De acuerdo con el sitio actualidad.rt.com, la clave del éxito reside en la posibilidad teórica de fundir las prolongaciones nerviosas en una “cuerda” mediante el uso de fusógenos o selladores de la membrana. 

El investigador afirma que los candidatos a someterse a tal operación podrían ser individuos que hayan perdido la vida al sufrir un trauma craneal, sin lesiones sustanciales en otros órganos. 

Desde que en 1818 se publicó la famosa novela de Mary Shelley 'Frankestein', sobre la creación de un monstruo a partir de restos de cadáveres, el trasplante de cabeza quedó reducido al ámbito de la ciencia ficción. 

Al menos hasta 1970, cuando el neurocirujano de EU, Robert Joseph White, (1926-2010) llevó  a cabo el trasplante de la cabeza de un mono en el cuerpo de otro en un Centro Médico en Cleveland, Ohio. 

Desafortunadamente, la tecnología para reparar la médula espinal cortada no estaba aún disponible, por lo que el mono no pudo recuperar la movilidad. 

El experimento fue tachado de grotesco por muchos de sus colegas, ya que White sólo había logrado conectar la cabeza en el sistema circulatorio y no el nervioso del receptor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios