23 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

Ten cuidado al alimentar a tu bebé puedes causarte mastitis

El tipo más frecuente es la llamada mastitis puerperal.

A las pacientes con esta patología se les prescriben antibióticos. (El Debate)
A las pacientes con esta patología se les prescriben antibióticos. (El Debate)
Compartir en Facebook Ten cuidado al alimentar a tu bebé puedes causarte mastitisCompartir en Twiiter Ten cuidado al alimentar a tu bebé puedes causarte mastitis

Agencia
Ciudad de México.- Masajear y limpiar los senos antes de alimentar al bebé, amamantarlo a demanda, no limitar la duración de la toma y evitar el uso de ropa ajustada son medidas que pueden servir para prevenir la inflamación de las glándulas mamarias, llamada mastitis.

De acuerdo con El Debate, esta inflamación puede presentarse durante y fuera del periodo de lactancia y se manifiesta con dolor intenso, endurecimiento de los senos, enrojecimiento de la piel y aumento de temperatura corporal, explica Antonio Gutiérrez Ramírez, jefe del Servicio de Gineco-Obstetricia del Hospital Juárez de México.

En un comunicado, el experto indica que el tipo más frecuente es la llamada mastitis puerperal, que se presenta en las primeras dos semanas de lactancia. Se caracteriza por provocar un estancamiento de la leche, debido a la inexperiencia en la técnica de amamantamiento.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si eres adicto a la comida? Checa la información

En otros casos, se origina por bacterias que se encuentran sobre la piel del pecho, como el estafilococo áureo, que penetra la aureola o el pezón a través de las grietas en la epidermis. Estas grietas son causadas por la incorrecta o excesiva succión de los recién nacidos.

A las pacientes con esta patología se les prescriben antibióticos y antinflamatorios, pero lo más importante, dijo, es que no deben dejar de amamantar cuando no hay diagnóstico de infección.

Por otro lado, la mastitis no asociada a la lactancia es un proceso inflamatorio relacionado con tumores, traumatismos y otro tipo de patologías, como las llamadas autoinmunes o idiopáticas. Afecta a mujeres de 18 años en adelante, pero predomina en la población de 30 a 35 años.

Entre los síntomas más comunes están el enrojecimiento de la piel, aumento de temperatura en la región del pecho y la presencia de tumores con bordes difusos que no se mueven ni segregan pus.

Por tener características similares a la inflamación que causa el cáncer mamario, recomendó acudir con un especialista para realizarse estudios como mastografía, ultrasonido y biopsias, a fin de descartar la presencia de carcinomas (tumores malignos).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios