Cuna de Moisés en agua: ¿Cómo cuidar esta planta para tener sus beneficios?

La Cuna de Moisés es fácil de encontrar, económica y muy versátil, es por ello que es una de las plantas de ornato favoritas de los hogares mexicanos.

|
La clave para estimular su floración es colocar la planta en un sitio donde reciba una alta iluminación indirecta, con una temperatura en torno a 20 grados y que tenga la humedad suficiente. [Foto: Pexels]
Recibe noticias y descuentos exclusivos en tu correo
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

MÉXICO.- Es originaria de las selvas tropicales de Sudamérica y se le estima sobremanera en los hogares en donde engalana salas, pasillos, jardineras y demás. Se le ubica también como bandera blanca, garza, lirio de la paz, espatifilo y cala. Pero en México es mejor conocida como Cuna de Moisés

La Cuna de Moisés "es una planta fácil de encontrar, económica y muy versátil ya que está disponible en tamaños pequeños desde los 10 centímetros hasta los 60. Además, dura varios años, es fácil de cuidar, florece en interiores, su floración es larga y conseguir que eche flores no es complicado como en el caso de otras plantas. Desde luego al Espatifilo no le podemos pedir más” refiere el blog especializado Info Jardinería. 

Espatifilio en agua 

El Espatifilio o Cuna de Moisés requiere humedad para lucir radiante. Tenemos que entender que al ser una planta de origen tropical necesita una gran humedad para mantenerse sana e hidratada. Si tiene las puntas de las hojas secas es un claro síntoma de falta de humedad ambiental.

Expertos recomiendan colocar la maceta sobre un plato o balde con agua y piedras de tal forma que la maceta no entre en contacto con el agua. De esa manera la planta se hidrata sin riesgo a que se ahogue. 

También se puede comprar un humidificador para que genere humedad ambiental y mantenga en óptimas condiciones a la Cuna de Moisés. 

¿Por qué se ponen amarillas las hojas de la Cuna de Moisés?

La Cuna de Moisés presenta tres estados de vida o floración, es una planta cuya flor es cíclica iniciando en blanco, a los pocos días se vuelve verde y termina su ciclo de vida en color amarillo con tonalidades ocre, cuando ya está próxima a caerse.

“Algunas personas se asustan porque la planta tiene algunos de estos colores sin saber que son naturales, es decir, propios del ciclo de vida de la flor”, puntualiza Arlex Vardés, jardinero profesional en su blog Jardinería Limpia.  

Ficha rápida de cuidado 

Las plantas a parte de alimentarse de la luz también “comen” los nutrientes que se encuentran en la tierra y requieren cierta atención, debido a ello, a continuación proporcionamos una ficha rápida de cuidado para la Cuna de Moisés: 

Iluminación: necesita mucha luz indirecta.

Temperatura: entre 15 y 25 grados.

Riego: alto en verano y moderado en invierno.

Humedad: alta.

Abono: primavera-verano.

Transplante: cada dos años.

Floración: primavera.

Cuidados de la Cuna de Moisés 

De acuerdo con Info Jardinería, la Cuna de Moisés, es una planta de ornato, la cual necesita mucha iluminación pero no luz directa. Es decir, que si el sol incide sobre las hojas, es posible que se quemen o comiencen a ponerse de color amarillo y terminen cayéndose.

Es usual hallarla en los interiores de hogares e incluso negocios, debido a que se trata de una planta que no soporta el frío ni las heladas. 

Expertos en jardinería comulgan en que la Cuna de Moisés requiere ser regada abundantemente en primavera, evitando encharcamientos; así como que durante el invierno los riegos deben ser moderados, de preferencia cuando su tierra se encuentre seca. 

La clave para estimular su floración es colocar la planta en un sitio donde reciba una alta iluminación indirecta, que tenga una temperatura cálida en torno a 20 grados y que se le proporcione la humedad suficiente para que permanezca bien hidratada.

Trasplante y plagas amenazadoras

En cuanto al trasplante de la Cuna de Moisés, este se puede llevar a cabo teniendo cuidado de las raíces, ya que son muy delicadas. Además, se recomienda cambiar cada año de maceta, ya que sus innumerables raíces fibrosas hacen que se endurezca el cepellón (bloque de tierra donde se encuentra sembrada) y el agua no podrá penetrar bien. Esto puede afirmarse cuando nacen flores pequeñas y las puntas de las hojas se secan o tienen un color verde pálido.

La querida planta de ornato “es susceptible a las plagas como la araña roja, el pulgón y los ácaros, por lo que podrían ser eliminados de manera natural con algunos remedios caseros pero muy eficaces como el ajo, la cebolla, el alcohol y el vinagre. Mientras que para combatir los hongos se puede pulverizar un poco de canela”, detalla el portal Garden Center Ejea

 (Con información de Info Jardinería, Garden Center Ejea y Jardinería Limpia)

Cargando siguiente noticia