Día Internacional de los Asteroides en tiempos de crisis por coronavirus

Los cometas y asteroides que circulan en órbitas cercanas a nuestro planeta, también conocidos como objetos próximos a la Tierra, pueden provocar catástrofes en el globo terráqueo.

|
Según el centro de la NASA que se dedica al estudio de estos objetos, se han identificado más de 16 mil asteroides en las cercanías de la Tierra. [Foto: Pixabay]
Según el centro de la NASA que se dedica al estudio de estos objetos, se han identificado más de 16 mil asteroides en las cercanías de la Tierra. [Foto: Pixabay]

ESTADOS UNIDOS.- “El Día Internacional de los Asteroides permitirá sensibilizar al público sobre los riesgos del impacto de asteroides e informar sobre las medidas de comunicación en caso de crisis que se adoptarían en todo el mundo si hubiera una amenaza verosímil de impacto de un objeto cercano a la Tierra”, así lo manifestó la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la cual a su vez indicó que este año debido a la pandemia por coronavirus los actos protocolarios se han tenido que llevar a través de transmisiones digitales con el objetivo de evitar la proliferación de la mortal cepa. 

A través de un comunicado oficial, la ONU indicó que como cada año, el 30 de junio se recuerda el aniversario del impacto de Tunguska, en Siberia (Federación de Rusia), ocurrido en 1908, y para aumentar la conciencia pública sobre el peligro de impacto de los asteroides.

El día que la Tierra fue impactada

Los cometas y asteroides que circulan en órbitas cercanas a nuestro planeta, también conocidos como objetos próximos a la Tierra, pueden provocar catástrofes en el globo terráqueo. Según el centro de la NASA que se dedica al estudio de estos objetos, se han identificado más de 16 mil asteroides en las cercanías de la Tierra. El 30 de junio de 1908, se estrelló en Siberia (Federación Rusa) el asteroide Tunguska, causando el mayor impacto registrado de la historia.       

El 15 de febrero de 2013, una inmensa bola de fuego (técnicamente llamada "superbólido"), que se desplazaba a una velocidad de 18,6 km por segundo, entró en la atmósfera y se desintegró en el cielo de Chelyabinsk (Federación Rusa). Según la NASA, el asteroide medía 18 metros de diámetro y pesaba 11 000 toneladas. La energía liberada en el impacto fue aproximadamente de 440 kilotones (es decir el equivalente a la energía explosiva de 440 mil toneladas de TNT). Es el segundo impacto más importante, tras el del Tunguska.

Debido a ello, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre (UNOOSA) se ha ocupado de los objetos próximos a la Tierra y considera que es necesaria una respuesta internacional ante esta amenaza. 

“Abordar esta cuestión, incluída la identificación de los objetos que podrían colisionar con nuestro planeta y la preparación de medidas para mitigar los efectos, requiere una acción coordinada de la comunidad internacional para salvaguardar la seguridad pública”, puntualizó la UNOOSA.        

Siguiendo las recomendaciones de crear una respuesta internacional ante la amenaza de los objetos próximos a la Tierra, que cuentan con el apoyo de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, se crearon en 2014 las siguientes instituciones:      

La Red Internacional de Alerta de Asteroides (IAWN), que cuenta con planes de comunicación y protocolos detallados para asistir a los Gobiernos en la evaluación de las posibles consecuencias del impacto de un asteroide y apoyar la planificación de la respuesta.

El Grupo Asesor para la Planificación de Misiones Espaciales es un foro de agencias espaciales que determina las tecnologías necesarias para desviar los objetos próximos a la Tierra, con el objetivo de consesuar medidas para la defensa del planeta.