14 de Diciembre de 2018

Ciencia y Salud

Mirar a tu perro hace surgir el 'amor maternal'

El contacto visual con una mascota eleva los niveles de oxitocina, la hormona responsable de conductas afectivas.

Aumenta la presencia de la hormona oxitocina cuando un perro y su amo se miran por unos instantes. (EFE/Archivo)
Aumenta la presencia de la hormona oxitocina cuando un perro y su amo se miran por unos instantes. (EFE/Archivo)
Compartir en Facebook Mirar a tu perro hace surgir el 'amor maternal'Compartir en Twiiter Mirar a tu perro hace surgir el 'amor maternal'

EFE
WASHINGTON, D.C.- El especial vínculo que existe entre el hombre y su mejor amigo, el perro, radica en un proceso hormonal que se activa cuando se miran y es similar al que se da entre una madre y su hijo, según un estudio que publicó el jueves la revista "Science".

Un equipo de investigación, liderado por Miho Nagasawa, de la universidad japonesa Azabu, ha comprobado cómo la mirada entre el perro y su dueño dispara en ambos los niveles de oxitocina en el cerebro, una hormona relacionada con los patrones sexuales y la conducta paternal y maternal.

La oxitocina actúa también como neurotransmisor en el cerebro y se considera que tiene un papel importante en el reconocimiento y establecimiento de vínculos sociales, así como en la formación de relaciones de confianza entre las personas.

Para realizar esta investigación, los científicos pusieron en una habitación a varios perros con sus dueños y documentaron cada interacción entre ellos durante 30 minutos.

Después, midieron los niveles de oxitocina tanto en la orina de los perros como en la de sus dueños y descubrieron que el contacto visual sostenido entre ellos elevó los niveles de la hormona en los cerebros de ambos.

Lazos emocionales

En un segundo experimento, los investigadores rociaron oxitocina en los hocicos de algunos perros y los colocaron en una habitación con sus dueños y algunos desconocidos.

Los animales respondieron incrementando el tiempo que miraban a sus dueños y, después de media hora, los niveles de oxitocina crecieron en los dueños de los perros tratados.

Como los lobos no tienen esta misma respuesta, incluso cuando han sido criados por humanos, los investigadores sugieren en su estudio que este mecanismo de conexión entre el hombre y el perro se forjó en el curso de la domesticación de estos animales.

"El mismo mecanismo de conexión, basado en el aumento de la oxitocina al mirarse, que fortalece los lazos emocionales entre las madres y sus hijos, ayuda a regular también el vínculo entre los perros y sus dueños", concluye la investigación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios