21 de Noviembre de 2018

Ciencia y Salud

Grasas se 'exhalan' a través de los pulmones: estudio

Investigación en Australia dice que 84 por ciento de la grasa que se pierde al adelgazar se exhala como dióxido de carbono.

Solo 16 por ciento de la grasa que se pierde al adelgazar se elimina de forma líquida.  (laisureste.com)
Solo 16 por ciento de la grasa que se pierde al adelgazar se elimina de forma líquida. (laisureste.com)
Compartir en Facebook Grasas se 'exhalan' a través de los pulmones: estudioCompartir en Twiiter Grasas se 'exhalan' a través de los pulmones: estudio

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- Las grasas se "exhalan" a través de los pulmones, además de ser quemadas cuando la persona pierde peso, de acuerdo con un investigación bioquímica que estudio el metabolismo humano a nivel microscópico.

De acuerdo con un equipo australiano de la Universidad de Nueva Gales del Sur, a pesar de que las grasas "se exhalan" por las vías respiratorias, es necesario mucho ejercicio para mantenerse delgado, ya que la "hiperventilación" por sí sola no es suficiente. 

El jefe de la investigación descubrió al analizar la bioquímica de la grasa que el 84 por ciento de los átomos de grasa son exhalados como CO2 y el restante 16 por ciento se pierde en forma líquida.

De acuerdo con el sitio web ansa.it, los científicos rastrearon la ruta de las grasas como átomos al salir del cuerpo. Según la investigación, que fue publicada en la edición de Navidad de la revista especializada British Medical Journal, cuando las grasas se reducen a sus componentes más pequeños, se producen una serie de fenómenos bioquímicos. Los vínculos químicos se rompen, en un proceso que libera calor y energía utilizados por los músculos.

Pero los átomos permanecen, y la gran mayoría de ellos abandonan el cuerpo a través de los pulmones como dióxido de carbono, de acuerdo con los especialistas.

La grasa producida por los alimentos es almacenada en el cuerpo en las células adiposas, adipositos o lipocitos, las cuales forman el tejido adiposo. 

Esas son células con un contenido lipídico que representa el 95 por ciento del peso celular y que forma el elemento constitutivo del tejido graso. Su característica fundamental es que almacenan una gran cantidad de grasas (triglicéridos).

El grupo australiano estimó que una persona promedio pierde al menos 200 gramos de carbono por día y un tercio de ello ocurre cuando duerme

Los triglicéridos poseen tres tipos de átomos: carbono, hidrógeno y oxígeno, y ello hace que cuando se rompen, un quinto de su volumen forma agua (H2O) y el resto se convierte en dióxido de carbono (CO2).

El agua formada es execrada del cuerpo a través de la orina, de la materia fecal, del sudor, del aliento, las lágrimas y otros fluidos corporales, y se recupera rápidamente al beber agua.

Pero el dióxido de carbón exhalado sólo es recuperado al ingerir alimentos o consumir bebidas muy calóricas como jugos azucarados.

Los autores del estudio, Ruben Meerman y Andrew Brown, ambos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, afirmaron que aunque ninguno de esos procesos bioquímicos es nuevo "por razones desconocidas a nadie se le había ocurrido antes realizar esos cálculos".

"Estos resultados muestran que los pulmones son los principales órganos de excreción para la pérdida de peso", indicaron los bioquímicos.

El grupo australiano estimó que una persona promedio pierde al menos 200 gramos de carbono por día y un tercio de ello ocurre cuando duerme.

Reemplazar una hora de descanso con ejercicio de intensidad moderada, como hacer jogging, libera otros 40 gramos de carbono del cuerpo, elevando el total a unos 240 gramos.

En ese sentido, los científicos indicaron que para perder peso es necesario balancear lo que se ingiere, con las grasas que se queman y se exhalan.

"Perder peso requiere liberar el carbono almacenado en las células adiposas, y de ese modo reforzar el conocido dicho 'come menos, muévete más'", agregaron los investigadores.

Para Duane Mellor, de la Asociación Dietaria de Gran Bretaña, el metabolismo humano funciona como un tanque de combustible de un automóvil "ya que crea energía y lleva al movimiento, pero también crea y libera deshechos".

"Los átomos que salen luego de descomponer la grasa en energía son como el humo de los caños de escape", subrayó.

Por su parte, el doctor Tom Barber, profesor asociado en endocrinología de la Universidad de Warwick, en Inglaterra, el estudio australiano es interesante e innovador, además de "tirar abajo" la percepción errónea que la grasa se quema sólo como energía liberada, "algo que aún piensan incluso muchos médicos".

"De todos modos, esto no cambia el mensaje de salud acerca de que necesitamos ejercitar para quemar las grasas del cuerpo", concluyó el experto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios