19 de Septiembre de 2018

Ciencia y Salud

Parásitos de gato reducen el miedo

En los seres humanos el Taxoplasma gondii está vinculado al deseo de muerte, adopción de riesgos y trastornos de personalidad.

Estudios demostraron que si el parásito felino infecta a los ratones, los roedores pierden su miedo natural a los gatos. (Christian Coquet/SIPSE)
Estudios demostraron que si el parásito felino infecta a los ratones, los roedores pierden su miedo natural a los gatos. (Christian Coquet/SIPSE)
Compartir en Facebook Parásitos de gato reducen el miedo Compartir en Twiiter Parásitos de gato reducen el miedo

Agencias
PARÍS, Francia.- Un parásito microscópico que se reproduce en los gatos reduce el miedo que los chimpancés tienen a sus depredadores. El hallazgo contribuye también al estudio del efecto del microbio en la conducta de los humanos. Se trata del Taxoplasma gondii, que infecta a miles de personas a diario.

El parásito hace que los chimpancés infectados se vuelvan más atraídos por la orina de leopardo, su depredador principal en la vida salvaje.

La investigación se basó en el estudio de 33 primates infectados y no infectados en cautiverio en Gabón. Los científicos descubrieron que la propensión a acercarse a la orina del leopardo fue tres veces mayor en los infectados que en los no infectados. Normalmente los chimpancés son repelidos por el olor.

Este cambio en la conducta no se registró, sin embargo, en relación a la orina de león o tigre, que no son depredadores naturales de los chimpancés.

Los hallazgos del estudio apoyan la opinión de que el Taxoplasma gondii puede influir en el comportamiento de los humanos infectados, posiblemente por ser transportado en el flujo sanguíneo hacia el cerebro, donde puede formar quistes en la amígdala, la zona cerebral responsable por el miedo y otras emociones.

Varios estudios han vinculado la infección de humanos con el parásito a la propensión a adoptar más riesgos, al suicidio y a padecer enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia.

Las metas del parásito 

El Taxoplasma gondii puede infectar a un amplio número de especies, incluidos roedores, pero necesita terminar en una especie felina para reproducirse y completar su ciclo de vida, según explica la autora principal del estudio publicado en la revista 'Current Biology' Clémence Poirotte, del Centro de Ecología Evolucional y Funcional de Montpellier (Francia).

"Las especies felinas se infectan con parásitos tras comer una presa infectada. El hecho de que eviten como presas otras especies felinas como los roedores representa un obstáculo natural para el parásito", afirmó la investigadora en declaraciones recogidas por 'The Independent'. Estudios previos han demostrado que si el parásito felino infecta a los ratones, los roedores pierden su miedo natural a los gatos.

Hasta ahora se creía que la influencia del Taxoplasma gondii en humanos era un mero efecto colateral de la capacidad del parásito de manipular a otros tipos de 'presas sin salida' como los roedores. Pero el experimento con los chimpancés, "nuestros parientes más cercanos", sugiere un vínculo evolutivo más antiguo, señaló la doctora Poirotte.

"Nuestro estudio más bien apoya la hipótesis de que las habilidades manipulativas del T. Gondii han evolucionado en el linaje humano desde que nuestros antepasados todavía tenían depredadores felinos", precisó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios