19 de Noviembre de 2018

Ciencia y Salud

¿Tienes una 'bolita' en la espalda? ¡Cuidado! Puede ser un quiste

buscas tratamiento, habla con tu médico sobre estas opciones...

El síntoma principal suele ser una pequeña protuberancia indolora debajo de la piel. (Internet)
El síntoma principal suele ser una pequeña protuberancia indolora debajo de la piel. (Internet)
Compartir en Facebook ¿Tienes una 'bolita' en la espalda? ¡Cuidado! Puede ser un quisteCompartir en Twiiter ¿Tienes una 'bolita' en la espalda? ¡Cuidado! Puede ser un quiste

Agencia
Ciudad de México.- Un quiste es una cavidad o bolsa de tejido cerrada que puede estar llena de aire, líquido, pus u otro material. Estos se pueden formar en cualquier parte del cuerpo y se forman a partir de la inflamación de los folículos pilosos. Se crea a travé de un saco de células dentro del cual se secreta una proteína llamada queratina. 

También te puede interesar: ¿Qué es mejor para los huesos? Leche o ejercicio

El síntoma principal suele ser una pequeña protuberancia indolora debajo de la piel. La protuberancia por lo general se encuentra en la cara, el cuello y el tronco. Por lo regular, crece lentamente y no causa dolor.

Si esta protuberancia resulta infectada o inflamada, otros síntomas pueden incluir:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Piel sensible o adolorida
  • Piel caliente en la zona afectada
  • Material blanco grisáceo, tipo queso y maloliente del quiste que sale del quiste

No es posible detener la formación de quistes epidermoides. Pero sí puedes ayudar a prevenir la formación de cicatrices y las infecciones teniendo en cuenta lo siguiente:

  • No debes apretar los quistes
  • Coloca un trapo húmedo y caliente sobre la zona para ayudar a que el quiste drene y se cure. 

Generalmente, es posible no tratar un quiste si este no causa molestias ni problemas estéticos. Si buscas tratamiento, habla con tu médico sobre estas opciones:

  • Inyección. Este tratamiento implica inyectar en el quiste un medicamento que reduce la hinchazón y la inflamación.
  • Incisión y drenaje. Con este método, el médico hace un corte pequeño en el quiste y lo aprieta delicadamente para sacar el contenido. Este es un método medianamente rápido y fácil, pero los quistes generalmente vuelven a aparecer luego de este tratamiento.
  • Cirugía menor. El médico puede retirar la totalidad del quiste. Es posible que tengas que regresar al consultorio del médico para que te quiten los puntos. La cirugía menor es segura y eficaz, y, generalmente, evita que los quistes vuelvan a aparecer. Si el quiste está inflamado, el médico puede retrasar la cirugía.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios