16 de Diciembre de 2017

Deportes

Brasil saca a Venezuela de la Copa América

Sin Neymar, el cuadro verdeamarela pudo administrar el juego bloqueando las posibilidades del once venezolano.

El centrocampista brasileño Roberto Firmino (d) celebra, con sus compañeros Willian y Coutinho, el segundo gol para Brasil, durante el partido del grupo C de la Copa América de Chile 2015. (EFE)
El centrocampista brasileño Roberto Firmino (d) celebra, con sus compañeros Willian y Coutinho, el segundo gol para Brasil, durante el partido del grupo C de la Copa América de Chile 2015. (EFE)
Compartir en Facebook Brasil saca a Venezuela de la Copa AméricaCompartir en Twiiter Brasil saca a Venezuela de la Copa América

EFE
SANTIAGO, Chile.- Brasil, en su versión más especuladora, derrotó a Venezuela por 2-1 y se clasificó a los cuartos de final de la Copa América como líder del Grupo C en un partido en el que no pudo contar con Neymar y en el que ha despedido a Venezuela del torneo.

La selección brasileña tumbó a la Vinotinto con dos goles en el arranque de ambas partes, el primero de Thiago Silva en un córner y el segundo, de Roberto Firmino, lo que le permitió a Dunga dormir el partido y administrar el resultado que le valió terminar en primera posición del Grupo C.

Nicolás "Miku" Fedor redujo distancias en el minuto 84 al aprovechar con una zambullida un rebote del poste, en una jugada a balón parado sacada por Juan Arango.

El juego de Brasil fue muy conservador, narcótico por momentos, y tan sólo Willian y Robinho, en su nueva versión de organizador, dieron aire al juego del equipo.

El técnico brasileño mostró su faceta más resultadista, se conformó con controlar a Venezuela y a veinte minutos del final incluso quitó un delantero para colocar a David Luiz como medio centro, justo por delante de los defensas.

La ausencia de Neymar por sanción cambió por completo a una selección brasileña a la que hoy, por primera vez en el torneo, se le puso el resultado favorable desde el comienzo, por lo que pudo administrar el juego mermando las posibilidades de reacción de una Venezuela que tuvo en los pelotazos largos su único recurso.

Con su estrella en las gradas, Brasil fue más equilibrado.

Control costoso

Robinho, titular por primera vez con Brasil desde 2011 y uno de los más veteranos de la "Verde-amarela", dejó de lado las bicicletas y ejerció las funciones de organizador, por lo que el juego del equipo fluyó como quiere Dunga por primera vez en el torneo.

Willian y Coutinho, hoy libres del protagonismo de Neymar, jugaron más sueltos y agobiaron a la zaga venezolana intercambiando posiciones constantemente.

Brasil salió mordido, con ganas de demostrar que Neymar no lo es todo en la selección pentacampeona del mundo y por ello los de Dunga ejercieron una fuerte presión sobre la portería rival en el primer tramo del partido.

El aluvión inicial dio resultado muy rápido y, en un córner sacado por Robinho, Thiago Silva adelantó a los brasileños con un remate seco desde el centro del área.

En la primera mitad, a parte del gol, Brasil sólo llegó con claridad en contadas ocasiones, como un remate de primeras de Robinho que se acercó a la escuadra o un par de ocasiones de Filipe Luis y Willian.

A Venezuela le costaba controlar el balón y se vio forzada a buscar la conexión directa entre el portero Alain Baroja y el delantero Salomón Rondón, que estaba demasiado aislado en la punta.
Algo falta de agresividad, la Vinotinto no conseguía arrebatar el balón a un Brasil que no tenía reparos en jugar hacia atrás, en dejar el tiempo correr con pases entre sus defensas.

La única ocasión de los venezolanos antes del descanso fue un centro con rosca del lateral Gabriel Cichero que se envenenó y casi se anida en el segundo palo del arco brasileño.

Redujo distancias

El seleccionador venezolano, Noel Sanvicente, trató de espabilar a su equipo con un doble cambio en el descanso, pero Brasil, con un guión parecido al de la primera parte, golpeó de nuevo con un gol rápido nada más salir del vestuario.

Con un cambio de ritmo, Willian superó en la banda izquierda a Roberto Rosales y puso un centro en la boca de la portería para que Roberto Firmino hiciera el segundo.

A partir de ahí Brasil dio un paso atrás, se replegó e incluso Dunga puso a David Luiz como hombre de contención por delante de la zaga para evitar cualquier intento de reacción venezolano.

En los instantes finales del partido, en un saque de falta, Venezuela consiguió reducir distancias en un remate en plancha de Miku que proporcionó algo de incertidumbre y de emoción.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios