26 de Septiembre de 2018

Deportes

Después de 15 años jugará su primer Super Bowl

Champ Bailey, de 35 años, de Broncos de Denver, por fin vivirá una experiencia que para muchos nunca llega.

Ha sido un camino muy muy largo, pero lo estoy tomando como viene: Bailey. (Agencias)
Ha sido un camino muy muy largo, pero lo estoy tomando como viene: Bailey. (Agencias)
Compartir en Facebook Después de 15 años jugará su primer Super BowlCompartir en Twiiter Después de 15 años jugará su primer Super Bowl

Agencias
NUEVA JERSEY, Estados Unidos.- Hay oportunidades que sólo llegan una vez en la vida. Y jugar el Super Bowl es una de ellas. ¿Cuántas temporadas le toma a un jugador llegar al Super Bowl? La respuesta puede ir desde una campaña hasta un 'nunca lo jugó', aunque Champ Bailey respondería: 15.

El jugador de la secundaria de los Broncos de Denver está por vivir una experiencia que en algún punto de su carrera en la NFL podría haber parecido nunca se le daría, tal cuál le sucedió al ala cerrado de los Halcones de Atlanta, Tony González, quien se encamina al retiro tras 17 años en la liga sin nunca estar dentro del emparrillado en un Super Bowl.

“Ha sido un camino muy muy largo, pero lo estoy tomando como viene. No estoy tratando de hacerlo más grande de lo que es, porque sé que es un juego. Tienes que salir al campo y actuar como siempre lo haces, sin hacer más de lo que te toca”, confesó un serio Bailey en su primera presentación con los medios ya en Nueva York, dio a conocer Milenio La Afición.

Sus inicios

Bailey llegó a la liga en 1999 tras ser drafteado por los Pieles Rojas de Washington en la séptima posición de la primera ronda. De inmediato se convirtió en un defensivo destacado al interceptar cinco pases en su año de debut.

Y la oportunidad de oro parecía llegarle esa misma campaña pero cayeron en la Ronda Divisional. En 2005, ya con los Broncos, se quedó a un triunfo de llegar al Super Bowl, pero los Acereros de Pittsburgh vencieron a Denver en la Final AFC. Despues de eso llegaron más intentos de alcanzar el Super Domingo, pero sin éxito.

“Cuando acabas de empacar tus cosas y sales de tu casa con el traje es cuando te das cuenta qué es lo que viene. Es un sentimiento único, pero debes de mantener los pies en la tierra. No debes de perder el piso, la concentración de lo que tiene frente a ti, tienes que hacer lo que se necesite para ganar ese juego”, continuó.

En el roster de los Broncos hay seis jugadores que están apenas en su primer año en la NFL, y que van a poder decir que estuvieron en el partido grande en cuanto llegaron a la liga, mientras Peyton Manning es el que más años tiene de experiencia con 17, aunque ya jugó dos veces por el Vince Lombardi. Detrás de Peyton está Bailey.

El decidir dejar la NFL después de ser campeón es una idea que algunos jugadores han llevado a la práctica, para no ir más lejos, Ray Lewis la campaña anterior, pero a pesar de sumar 16 años en esta liga, su mente no tiene aún dentro de su repertorio una palabra.

“No estoy pensando en retirarme si somos campeones. Lo que tengo ahora como centro de mi atención es ganar y hacer lo que me corresponde para ganar. Después del juego, ya platicaremos y veremos lo que vaya a suceder”, sentenció.

Así, después de 215 juegos de temporada regular y 10 de playoffs, llegó el triunfo en la Final de Conferencia que le dio el pase al Super Bowl XLVII, quizá el último paso que dará el número 24 de Broncos uniformado dentro de un emparrillado.

Manning prefiere callar

A Peyton Manning no le interesa hablar de qué significa su carrera en la historia de la NFL.

Por ahora no. No cuando sigue activo, mucho menos a pocos días de jugar en el Super Bowl con los Broncos de Denver, publica The Associated Press.

Tan sereno y mesurado como se ve cuando espera para lanzar un pase, Manning se condujo con tranquilidad en el circo que es el día de prensa, y opinó sobre la cerveza favorita de su familia, evadió educadamente las preguntas tontas acerca de programas de TV y evitó hacer pronósticos arriesgados.

Los periodistas a menudo mencionaron la palabra "legado" durante la sesión de preguntas del martes con el jugador de 37 años, quien ha ganado cuatro veces el trofeo al jugador más valioso de la NFL. Además, este año fijó nuevas marcas al lanzar 55 pases para touchdown y 5.477 yardas.

No fue sorpresa que nunca mordiera el anzuelo.

Pregunta de toda la vida

"Me preguntan por mi legado desde que tenía unos 25 años. No estoy seguro de que puedas dejar un legado cuando tienes 25 años, o cuando tienes 37", dijo el quarterback cuando se le hizo la primera pregunta en ese sentido. "Quisiera que a los 70 tenga un legado aunque no estoy 100% seguro de lo que esa palabra significa".

Luego, en lo más parecido a un desliz, dijo: "Todavía estoy a mitad de mi carrera".

Al menos una decena de reporteros se extrañó de la respuesta.

Al darse cuenta del error, Manning soltó una risilla y siguió.

"Voy a reformular la frase", dijo. "Estoy en la fase final de mi carrera, sigo en ella. Aún no he terminado y aún hay cosas por delante. Este es el segundo capítulo de mi carrera".

En el juego del domingo contra los Seahawks de Seattle Manning tendrá su tercera aparición en un Super Bowl.

En los otros dos jugó para los Colts de Indianápolis. En el 2007 ayudó a esa franquicia a ganar el campeonato y en 2010 perdió ante los Saints de Nueva Orleáns.

John Elway, de quarterback a directivo 

A sus 53 años de edad, John Elway, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de los Denver Broncos, está por hacer historia de nueva cuenta, pero ahora no dentro del terreno de juego, sino desde el escritorio, informa mediotiempo.com.

Como sucedió en su etapa dentro del  emparrillado, las primeras temporadas de Elway en el escritorio no fueron sencillas, pero poco a poco logró conformar un equipo contendiente, cuya cereza en el pastel y jugada maestra, fue dar de baja al mediático Tim Tebow para hacerse de los servicios de uno de los mejores quarterbacks de la actualidad: Peyton Manning.

Si hay un deportista, o mejor dicho, una personalidad representativa del estado de Colorado, ese es John Elway. Durante 16 años fue el motor de la ofensiva de los Denver Broncos, ganó dos Super Bowls y consiguió muchas marcas aún vigentes, que lo convierten en el máximo ídolo de la localidad y lo llevaron al Salón de la Fama.

Haberse rehusado a ir a los entonces Baltimore Colts, que lo eligieron en el Draft como primer pick, procedente de la Universidad de Stanford, para enfundarse en el jersey naranja de los Denver Broncos, ha sido la mejor decisión que John Elway ha tomado, aunque en su momento se convirtió en algo controversial.

Elway perteneció a la mítica generación del 83, ese prolífico grupo de quarterbacks que llegaron para cambiar la fisonomía de la Liga y que desde su paso por el futbol americano colegial demostraron que serían grandes estrellas. (Además de Elway, dicha generación la conformaron Dan Marino, Tony Eason y Jim Kelly, entre otros).

Sin embargo, los logros de Elway no llegaron rápido. Si bien le dio otro rosto al equipo que en los 24 años anteriores a su reclutamiento había tenido 23 cambios de quarterback, tuvieron que pasar 13 años para que pudieran saborear las mieles de un campeonato, cuando alzó el trofeo Vince Lombardi en dos ocasiones consecutivas, en los Super Bowls  XXXII y XXXIII, mismos en los que fue además el Jugador Más Valioso.

Con John al mando, los partidos con grandes cantidades de  yardas ganadas y los regresos espectaculares en el último cuarto eran elementos casi dentro del guión. Hoy, está al frente de un equipo con una ofensiva igual o más agresiva que la que él encabezaba. Está cerca de obtener un título más, pero en esta ocasión lo buscará vistiendo saco y corbata.

(Con información de Milenio, The Associated Press y Mediotiempo.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios