Joven peleador mexicano pasó de chalán de piñatero a casi campeón de la UFC

El peleador mexicano, Brandon Moreno, subirá al octágono del UFC para sacar el boleto que lo lleve a disputar el cinturón Mosca de la empresa más importante en artes marciales mixtas.

|
Moreno debutó siendo menor de edad y tuvo que tener la autorización de sus padres para meterse en esta carrera, está clasificado como número 1 en las listas del peso Mosca. [Foto: Redes Sociales]
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Diego Martínez

MÉXICO.- Brandon Moreno está a nada de alcanzar la cima del UFC, pero hace unos años trabajaba de chalán en un negocio familiar de piñatas en su natal Tijuana.

El peleador mexicano subirá al octágono del UFC para sacar el boleto soñado que lo lleve a disputar el cinturón Mosca de la empresa más importante del orbe en artes marciales mixtas.

El peleador fronterizo tiene solamente 26 años y ya un largo camino recorrido en las artes marciales mixtas, un deporte que en la frontera del país tiene mucho punch desde hace tiempo.

Brandon Moreno se medirá ante su tocayo Brandon Royval en la cartelera del UFC 255 que se realizará en el APEX de Las Vegas, Nevada, a puerta cerrada, claro, por la pandemia del Covid-19.

Brandon Moreno, quien debutó siendo menor de edad y tuvo que tener la autorización de sus padres para meterse en esta carrera, está clasificado como número 1 en las listas del peso Mosca, por lo que una victoria lo colocaría con las puertas abiertas para disputar el título mundial del Ultimate Fighting Chamionship.

"Empecé a los 12 años a entrenar, competí mucho e hice muchas peleas de kickboxing, y a los 17 años tuvieron que firmar mis padres una carta para autorizarme", expresó Brandon Moreno.

Sueños intactos 

Ni las derrotas ni las críticas han mermado o golpeado el ánimo de Brandon Moreno en UFC.

Los sueños del peleador mexicano están intactos. En 2021 cumplirá ya una década en este deporte y tiene los pies bien puestos sobre la lona.

En una charla con Cancha, Brandon recordó sus años mozos. Como tenía que hacerle de chalán en un negocio familiar de piñatas, un símbolo de la cultura mexicana que es parte de las fiesta y que se rompe, la clásica era de barro en forma de estrella y simbolizaban los siete pecados capitales; ahora las hacen de cartón y las llenan de dulces, fruta y juguetes.

"En mi primera pelea gané poquito", dijo entre risas Moreno. "No sé, 200 o 300 dólares, que en ese entonces no estaba a 20 pesos, era muchos menos que ahora, pero pues nada que ver con lo que ahora.

¿Llegaste a trabajar de algo más cuando empezabas?

 "Pues al principio de mi carrera profesional, estaba en la preparatoria sino me equivoco, decidí pausar mis estudios para buscar algo en el deporte y en ese entonces trabajaba con mi papá en un negocio familiar que tienen de piñatas, y yo les ayudaba, básicamente era chalán, les ayudaba en todo lo que se podía, y después intenté regresar a la universidad, pero en ese entonces UFC me llamó para un programa de desarrollo por cinco meses, regresé y decidí que echaría toda la carne al asador para llegar al UFC y lo logré en 2016", expresó el peleador que debutó en este deporte en Tijuana en abril de 2011 con un triunfo ante Atiq Jihad.

Moreno, quien tiene marca en artes marciales mixtas de 17-5, perdió dos peleas en 2017 y 2018, que lo dejaron fuera del UFC. Pero Brandon nunca bajó la guardia, hizo a un lado los comentarios negativos y volvió más fuerte.

Desde ese par de derrotas lleva tres victorias y un empate, y quiere el cinturón que tiene Deiveson Figueiredo, quien encabeza la función de este fin de semana en el UFC 255.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Brandon Moreno (@theassassinbaby)

Cargando siguiente noticia