16 de Diciembre de 2018

Entretenimiento

Conoce la historia de El Grinch, un monstruo antinavideño

Creación del Dr. Seuss, va mucho más allá de la película de Ron Howard, ya que su expresión literaria proviene de 1957.

<i>El Grinch</i> hace referencia al consumismo predominante y a la preocupación por lo material. Fue creado por Dr. Seuss, escritor y caricaturista (Milenio Digital)
El Grinch hace referencia al consumismo predominante y a la preocupación por lo material. Fue creado por Dr. Seuss, escritor y caricaturista (Milenio Digital)
Compartir en Facebook Conoce la historia de El Grinch, un monstruo antinavideñoCompartir en Twiiter Conoce la historia de El Grinch, un monstruo antinavideño

Milenio Digital
MÉXICO, D.F.-  Ebenezer Scrooge es el nombre del protagonista de Cuento de Navidad, de Charles Dickens, publicado en 1843; es la historia de un hombre de corazón duro, egoísta, al que le disgustan la Navidad, los niños o cualquier cosa que produzca felicidad. Un personaje clásico para estas fechas, aun cuando su nombre no esté tan presente en la vida cotidiana, porque no es el único al que le disgustan las celebraciones decembrinas.

El Grinch ocupa su propio lugar dentro de los personajes navideños, a través del libro ¡Cómo El Grinch se robó la Navidad!, considerado un símbolo de la época, es al mismo tiempo una parodia de lo que el comercialismo de la fiesta produce, aun cuando hay quienes señalan que el personaje es resultado del Scrooge de Charles Dickens.

El Grinch es del siglo XX y hace referencia al consumismo predominante y a la preocupación por lo material, lo cual provoca dejar de lado el significado espiritual de la Navidad. Fue creado por Dr. Seuss, un escritor y caricaturista estadunidense que publicó más de 60 libros para niños, quien incluso en 1984 recibió una mención especial del premio Pulitzer por su contribución a la literatura infantil.

Este personaje se hizo popular gracias a su versión cinematográfica (Ron Howard, 2000), en la que fue interpretado por Jim Carrey, pero su historia se remonta a 1957, cuando apareció publicada por vez primera: una criatura peluda y cascarrabias con un corazón dos tallas menor, que vive en una cueva en lo alto de una montaña, lejos del hogar de los felices y afectuosos Quien.

La trama se refiere a sus esfuerzos por arruinar la Navidad de los Quien, por lo que se da a la tarea de robar todos los adornos y regalos navideños con el fin de impedir la celebración, aunque al final se da cuenta de que la Navidad es mucho más que regalos, adornos y banquetes.

A la versión literaria, escrita además en rima, se sucedieron diferentes maneras de representar al personaje: en 1966 se hizo una película animada, cuya narración estuvo a cargo de Boris Karloff, además de que en 1975 se produjo una grabación de la historia.

Traducida a diversos idiomas, incluso al latín como Quomodo Invidiosulus Nomine Grinchus Christi Natalem Abrogaverit, el libro apareció en español hasta el 2000 y apenas en noviembre pasado Penguin Random House lanzó su propia edición, con un tiraje de 3 mil 200 ejemplares.

Sin embargo, más allá de lo impreso, también se produjo una versión teatral representada en el Old Globe Theatre de San Diego, la que incluso fue a Broadway, hasta la llegada de la versión en película, siendo Jim Carrey el encargado de interpretar al Grinch.

Contador de historias

Theodor Seuss Geisel es el nombre completo de Dr. Seuss, un hombre nacido en 1904 en Springfield, Massachusetts, y fallecido en 1991 en San Diego, California, quien comenzó su vida profesional como publicista de algunas compañías importantes durante la Gran Depresión; aunque antes de la Segunda Guerra Mundial publicó algunos libros infantiles escritos en prosa, fue hasta después de ese hecho cuando empezó a desarrollar algunas de sus obras más importantes.

El Dr. Seuss fue considerado un contador de historias en el más amplio sentido de la palabra, no solo por las historias de lugares fantásticos e imaginarios sino porque produjo un lenguaje que llevó a sus relatos a niveles de expresión artística, como se ejemplifica en el hecho de que otro de sus títulos más reconocidos, El gato en el sombrero, se escribió a partir de una lista específica de palabras.

La anécdota refiere que hacia 1954 se publicó un reportaje sobre las dificultades de lectura de los niños en las escuelas porque no le entendían a los libros, por lo cual el publicista de Seuss elaboró una lista con 400 palabras que consideraba importantes y retó al escritor a crear un libro con solo 250.

Para El gato en el sombrero usó solo 220, al igual que para ¡Cómo El Grinch se robó la Navidad!, y se encargó de los dibujos y lo hizo con la rima que definió su trabajo literario. Fue una simplicidad lingüística que apostó por no atentar contra la calidad de la historia.

Muchos de los artistas visuales, poetas, cineastas y escritores han citado al Dr. Seuss como una de sus más grandes influencias, al grado de que hay quien lo compara con el productor Walt Disney: lo que éste representó para el mundo del entretenimiento infantil, lo es Theodor Seuss Geisel para el arte y la literatura dirigida a los niños. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios