18 de Noviembre de 2018

Entretenimiento

Humberto Zurita se convierte en 'misógino'

El actor mexicano que reaparecerá en televisión asegura que ha vivido a tiempo cada etapa de su vida.

Humberto Zurita ha estado casado con Christian Bach durante 26 años. (www.telemundo)
Humberto Zurita ha estado casado con Christian Bach durante 26 años. (www.telemundo)
Compartir en Facebook Humberto Zurita se convierte en 'misógino'Compartir en Twiiter Humberto Zurita se convierte en 'misógino'

Adriana Jiménez/Milenio
MÉXICO, D.F-  A punto de aparecer en la pantalla dando vida a Rogelio Bermúdez, un hombre misógino o bien “didáctico, como lo definen los ejecutivos de Azteca”, Humberto Zurita compartió que vivir a tiempo cada etapa de su vida le ha permitido lograr el equilibrio que ha conseguido entre su familia y su profesión.

-¿Qué opinas del maltrato en una relación, como el que ejecutará tu personaje Rogelio Bermúdez en la telenovela Vivir a destiempo?

Que no debería existir, pero en realidad ese no es el tema de la novela, el tema es un matrimonio que se desmorona, porque la mujer  vive a destiempo, pues está pensando más en su pasado y por eso no vive su presente, lo cual dará la pauta para el desarrollo de la historia.

-Hablas del matrimonio y sus complejidades, ¿ha sido difícil sustentar el tuyo después de tantos años?

No, no ha sido difícil, sí ha habido altibajos, pero difícil no, porque tengo una mujer (Christian Bach) muy guapa, inteligente con la que he hecho mancuerna, no solamente como pareja, sino como amigos y socios. Fundamos Zuba (su productora) hace 26 años, con la cual hemos producido cine, teatro, tv, muchas cosas en común que nos han unido, y que hoy en día lo veo como un valor que se le ha ido añadiendo al cariño, respeto, tolerancia que nos tenemos.

Además, a veces ella trabaja en un lugar donde no la veo tanto, dejamos espacios en los que cada uno crece por su lado y se realiza, entonces cuando nos juntamos son como nuevas lunas de miel, después de 26 años de casados y 27 juntos.

-Hablas de Ramiro Fumasori como el galán joven del melodrama Vivir a destiempo, ¿fue fácil asumir que tú ya no lo eres porque te has convertido en actor de reparto?

Siempre copio frases de lo que he leído y ahora queda una, un día El Rey Lear le dice a su bufón:'¿Qué hice mal?, ¿porque no entiendo por qué la gente tiene hambre?’ Y su bufón le responde: ‘Cometiste un error, te hiciste viejo antes de hacerte sabio’.  La vida tiene ciclos y uno los tiene que ir entendiendo. Yo simplemente soy de mi tiempo, no soy de mi edad. Ahora entiendo que él tiene su oportunidad, como yo la tuve en su momento, y que eso me permitió ser el actor de 30 años de carrera que ahora soy. Nadie te quita nada, vas caminando de la mano de tus compañeros.

-En las tres décadas que llevas en la actuación, has hecho una diversidad de personajes, buenos, malos, pobres ricos, ¿te has quedado con ganas de hacer alguno más?

Siempre hay algo por hacer. Siempre busco que los personajes tengan cierta complejidad, para ser lúdico cuando los interpreto y enriquecerme y disfrutarlos.

Hay personajes que se me quedaron, como Segismundo de Calderón de la Barca, también me hubiera encantado hacer la vida de Cristo, un Hamlet. Cristo es un gran personaje, imagínate que Mel Gibson me hubiera llamado para hacer a Cristo.

De los actuales, me gustó mucho el de Epifanio Vargas en La reina del sur, y hay personajes de (Arturo) Pérez Reverte que me gustan mucho como El pintor de batallas, por ejemplo.

-Ahora que hablas de tus hijos, ¿eres un padre consentidor con ellos?

Sí, totalmente, los adoro, los amo, estoy orgullosísimo de ellos. Acabo de estar en una tocada de Sebastian, él también es músico y se me caía la baba al verlo tocar la batería. A Emiliano también lo adoro, él estudia arquitectura y actuación en Nueva York. Soy un padre no consentidor, sino orgulloso de ser su padre

-¿Qué hay con los tropiezos que has tenido, cómo los has superado?

Te voy a contestar con una poesía  de León Felipe que dice: ‘Nadie fue ayer, ni va hoy, ni irá mañana hacia Dios por este mismo camino que yo voy, para cada hombre guarda un rayo nuevo de luz el sol y un camino virgen Dios’. Creo que los tropiezos solo son pedazos de la vida y lo malo te hace aprender y lo bueno te hace avanzar, y así es como se va construyendo la vida, no hay que vivir el pasado, sino el presente.     

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios