23 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

 / Filey

Crónica de la estirpe del último emperador azteca

La novela 'El príncipe que fui' narra la historia de un curioso descendiente de Moctezuma en Barcelona, España.

El escritor Jordi Soler se presentó este domingo en la Filey 2015. (Luis Pérez/SIPSE)
El escritor Jordi Soler se presentó este domingo en la Filey 2015. (Luis Pérez/SIPSE)
Compartir en Facebook Crónica de la estirpe del último emperador aztecaCompartir en Twiiter Crónica de la estirpe del último emperador azteca

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- “Mientras más jóvenes son mis lectores, más vida tendrán mis libros”. Bajo esta premisa el autor Jordi Soler escribe historias atractivas para públicos de diferentes edades, y con ese valor agregado presentó ayer su más reciente novela “El príncipe que fui”, la crónica de la estirpe del último emperador azteca, cuya huella sigue en España.

La actividad tuvo lugar en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey 2015) un encuentro que calificó como fundamental, para que la literatura no solo se celebre en grande en ciudades como Guadajalara o la Ciudad de México.

En entrevista, recordó las motivaciones que antecedieron a la construcción de esta historia que mezcla realidad y ficción; en un ejercicio que es calificado como un viaje de ida y vuelta entre México y España, en el que el relato se entremezcla con la pródiga imaginación del escritor.

“Vivo en Barcelona desde hace más de una década, nací en Veracruz, y andando por el Pirineo, la montaña que divide España de Francia, me encontré una capilla con una placa que dice: Aquí murió la princesa Xipaguazin, hija del Emperador Moctezuma II y esto es real, a partir de allí comencé a investigar y todo era verdad, y descubrí que esta mujer tuvo descendientes durante casi 500 años, hasta llegar a los años 60’s en Barcelona, donde irrumpe, en las crónicas sociales de la época el Príncipe Moctezuma, un catalán, que era heredero de la princesa e hizo un negocio muy extraño, aprovechando su condición y vendía títulos nobiliarios, y la gente los compraba, de manera que me pareció una gran historia y a partir de esos datos reales hice la novela”, explicó.

Este curioso descendiente de la estirpe azteca inspiró  “El príncipe que fui”, la narración de la vida frenética de Federico de Grau Moctezuma, de sus glorias y de sus fracasos, de su afán de ostentación, su afición a la fiesta y al alcohol, de su ascenso y su caída y de su oscuro retiro en un pueblo mexicano cuyos habitantes son los únicos que reconocen sus nexos con la realeza preshispánica.

“En todas mis novelas sobrevuela esta inquietud de la relación real entre México y España, en la que hay muchísimos puntos en común, porque no creo que exista un país en el que tengamos tantos los mexicanos, todo viene de ahí, acá se han modificado, todas las virtudes y defectos de España se han reproducido en México. El tema está en el origen mismo, he llegado hasta el momento de la Conquista, para contar lo que sucedió en esa época”, abundó.

CLAVES:

El autor cuestiona en su obra el papel de la monarquía española, y la idea de que su origen tiene que ver con un hombre, muy astuto, que se autonombró rey e instauró su reino, y partir de ese hecho arbitrario se estructura esta forma de gobierno. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios