20 de Noviembre de 2018

Entretenimiento

 / Filey

De cómo se gana una guerra donde no la hay

El texto es una mirada fija sobre el papel que jugaron los periódicos durante uno de los capítulos más cruentos de la historia de Yucatán.

Rocío Cortés Campos (izq.), autora del libro 'Entre héroes y bárbaros, el periodismo yucateco durante la Guerra de Castas', presentado por Celia Rosado Avilés, ayer por la tarde, en la Filey. (Cortesía Gloria Pérez)
Rocío Cortés Campos (izq.), autora del libro 'Entre héroes y bárbaros, el periodismo yucateco durante la Guerra de Castas', presentado por Celia Rosado Avilés, ayer por la tarde, en la Filey. (Cortesía Gloria Pérez)
Compartir en Facebook De cómo se gana una guerra donde no la hayCompartir en Twiiter De cómo se gana una guerra donde no la hay

Eduardo Vargas/SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- También se puede escribir de la guerra si decimos lo que no es y se pueden librar mil batallas desde trincheras en las que no hay un sólo disparo, pero nada se gana sin final, sin bandera blanca...

Por eso, el libro Entre héroes y bárbaros: el periodismo yucateco durante la Guerra de Castas no es un tratado más de este cruento capítulo de la historia local, ni la recopilación de crónicas, reportajes o entrevistas de batallas épicas o ilustres luchadores...

Es una búsqueda infinita, una batalla no ganada de 235 páginas en las que su autora Rocío Cortés Campos no establece verdades absolutas, ni cifras de muertos ni heridos, ni ganadores ni perdedores... entre sus líneas no hay sino ideales rotos, desangrados y hasta vendidos; es la lucha de contrarios sobre el papel periódico de aquel lejano 1847.

Lo que el texto relata lo define lúcidamente quien ayer lo presentó en la sala Gabriela Mistral de la Feria Internacional de la Lectura de Yucatán (Filey), Celia Rosado Avilés: es la eterna lucha entre el bien y el mal, en la que el periodismo toma partido para apoyar la causa, y no sólo manipula, sino que 'invita' a la guerra, a acabar con el enemigo.

Son 5 capítulos en los que establece cómo los periodistas -entendidos como quienes publicaban en medios impresos de difusión relativamente regular- intentaban justificar, con tinta negra, el rojo, el baño de sangre de las miles de víctimas.

La autora lo aclara: no vemos en su libro el periodismo actual, de géneros -hasta cierto punto- bien definidos, donde la opinión puede, en buena parte de los casos, verse, asimilarse, sentirse. En la Guerra de Castas, el periodismo era uno y sólo para los que sabían leer, para los 'blancos' que literalmente eran adoctrinados para apoyar la barbarie.

Editado por la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), el texto -insiste la autora- no es -aunque su nombre lo indica- de héroes y bárbaros, porque ni siquiera ella puede establecer quiénes son unos y quiénes son otros; al final de cuentas, no hay 'buenos' blancos ni malos 'negros'; ambos llevan los dos y ambos derraman la misma sangre: roja.

Así, durante la presentación de libro, quedó bien claro algo: no es una historia, es la historia de cómo se escribe de la guerra sin hablar de ella, de cómo se libran mil batallas desde una trinchera, pero sin tiros, sin cañonazos; ciertamente aquí el que gana es el lector porque al final, siempre habrá una bandera blanca: la página.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios