13 de Diciembre de 2017

Entretenimiento

Entrevista: El hombre de 86 años que renace cada año con una canción

Antonio Camargo Carrasco, conocido como Tony Camargo, recuerda cuando empezó la historia de esta canción que lo hizo famoso.

Antonio Camargo Carrasco, de 86 años, grabó por primera vez en 1953 El Año Viejo. (David Pompeyo)
Antonio Camargo Carrasco, de 86 años, grabó por primera vez en 1953 El Año Viejo. (David Pompeyo)
Compartir en Facebook Entrevista: El hombre de 86 años que renace cada año con una canciónCompartir en Twiiter Entrevista: El hombre de 86 años que renace cada año con una canción

Eduardo Vargas Marín/SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- En el aniversario 59o de la canción más famosa de México y parte de Sudamérica en el cierre de año, el intérprete que la hizo famosa, Tony Camargo, tiene 5 años viejos que no olvida

Nació en 1926… en 1953 grabó El Año Viejo… en 1959 visitó Mérida en donde conoció el amor: su esposa Gilda… 1967 se casó… 1987 se mudó a la capital yucateca –en donde vive desde entonces- y 2009 perdió las regalías por la canción le ha dado todo.

Con toda una vida con esta canción como tarjeta de presentación, El Año Viejo se ha convertido en una suerte de retrato de Dorian Grey para Antonio Camargo Carrasco, nacido en Jalisco, porque cada año lo hace revivir, rejuvenecer, renacer...

-¿No le molesta que todos los años le vengan con la misma canción?
-No. Apenas anoche (por el viernes 28), de Aguascalientes, me pidieron 10 minutos para una entrevista y ¡tardamos como hora y media! También me habló gente de Venezuela, lo que me llena de satisfacción porque ahí fue la primera orquesta con la que estuve fuera del DF.

Antonio Camargo Carrasco, de 86 años, grabó por primera vez en 1953 El Año Viejo y, como el mismo narra, se trajo literalmente en partituras desde Colombia, junto con otras melodías que incluso, en el principio de su carrera, pegaron más que El Año Viejo.

-¿Por qué decide grabarla, le gusta mucho la canción?
-Eso es lo raro del público… lo repito una vez más, ya lo he dicho mil veces: la letra es muy sencilla, la melodía es muy sencilla, no sé qué le llega al público…

Para el intérprete de éxitos como El Negrito del Batey, A Tabasco y La Bandolera, nada hay más satisfactorio que el que la gente se le acerque para contarle anécdotas de El Año Viejo, canción de la autoría del colombiano Cresencio Salcedo.

“Me encuentro amigos en la cantina y me dicen: ‘Oye, Tony, no sabes tú cómo me gusta poner el Año Viejo, porque me acuerdo de mi mamá o de mi suegra que lo bailaba tanto… ‘”.

Aquejado ya por algunos males de su edad, Tony Camargo no ha perdido ni la sonrisa, ni la humildad, ni la memoria: no sólo no olvida el año viejo sino tampoco las 950 canciones que grabó y que nunca salieron a la luz por razones que jamás conoció pero que en nada le han hecho envidiar el éxito de una sola de ellas.

-¿Recuerda algo en particular en su vida que le haga no olvidar aquel 1953?
-No es grosería, pero la vida de uno es normal, es una cosa sencilla, de no ser que vas a trabajar y que tienes alguna anécdota alguna tontería que te pasa o muchos aplausos del público –bendito sea Dios-, pero no es novedoso…

-Jamás imaginó el éxito que hoy tiene la canción…
-La culpa la tiene el público porque él es que nos sube o nos tumba, nos baja… ahí está El Negrito del Batey fui el primero que la cantó, ya después a Pablo Gaitán Ruiz le dieron un reconocimiento que porque fue el introductor del merengue en México… Y el chiste es que nos vaya bien a todos…

-¿Usted escucha El Año Viejo para cada cierre de año?
-¡Pues sí porque aunque no quiera la tocan!; hacen el favor de ponerla en la radio… en donde trabajo tocamos pura jarana, pero los domingos, después de tocar Boda Mestiza de 5 a 6, tocamos música popular (cumbias, huarachas, pasodobles) de 6 a 8 y, para esta época, El Año Viejo se pide.

-Don Tony ¿conoció al autor?
-No, desgraciadamente no, nunca tuve la posibilidad de ir a Colombia… pero sé una anécdota de Crescencio Salcedo: él siempre andaba como mis inditos de Chiapas, muy a lo típico, así con sombrerito y vestido de blanco muy muy muy a los suyo y descalzo y la gente le decía: “Oye, Crescencio, pero tú teniendo dinero ¿por qué andas descalzo?”… “es que me gusta sentir el sabor de la tierra’”, fíjate nomás que frases o palabras… no sé cómo nacen en ellos, no sé qué tienen en la mente que sacan tantas cosas tan bonitas…

El cantante, quien actualmente es parte de la orquesta del Ayuntamiento de Mérida, dice que hace tres años que dejó de recibir regalías por la interpretación de El Año Viejo; sin embargo, se siente satisfecho de que haya generado ganancias incluso para RCA Victor, la compañía que la grabó primero.

Recuerda que un ejecutivo de la disquera le dijo que gracias a las ganancias de la venta de sus discos, la empresa había podido construir una larga barda de unos 50 metros, muro que se “cerraba” con otro, construido con las regalías de otra canción “navideña”: Amarga Navidad, en voz de Amalia Mendonza “La Tariácuri”.

-¿Usted sólo la grabó una vez y con esa única vez fue éxito?
-En otra marca lo grabé también más o menos parecido porque me lo exigían, pero en la misma forma, el mismo arreglo; en RCA Víctor eran Las Conchitas las que hacía el favor de hacer coros y en el otro fueron las hermanas Gaona y así te digo…

-Por las ventas, ¿ha recibido algún reconocimiento?
No, discos de oro, de plata, de ladrillo, de hoja de lata, nada de eso… hay tanto cantante que por vender 10 mil discos, 10 mil copias, o 100 mil le dan uno de diamante o de brillantes ¿no será que ellos lo compran y se le regalan?

-¿Cuántos discos se habrán vendido de El Año Viejo?
-No sé, pero yo creo que se han vendido más de 100 mil discos porque me han traído noticias desde Rusia, España, no digamos en Costa Rica, Venezuela en Panamá que he estado por allá y los comentarios que me hacen y eso…

-¿Cuántas canciones más ha intepretado Tony Camargo?
-No sé qué decirte porque grabé 1,000 canciones, pero 950 no vieron la luz del día, se puede decir que están en las bodegas de RCA… No sé por qué…Desgraciadamente hay muchas que no salieron… Tengo una lista de todo lo que he grabado, inclusive yo iba a grabar percusiones con Los Tres Ases, con os Diamantes, con Manuel Jiménez, su cuarteto, yo grababa con maracas o güiro, percusiones, a Benny Moré yo iba y le hacía coro él me hacía coro a mí.

-¿Cuál es la canción que más le gusta a Tony Camargo que interpreta Tony Camargo?
-Como los compositores, todas son hijas mías, pero hay algunos boleros que me encantan, que nunca grabé, pero que hubiese deseado grabarlas.

-¿Qué canción le hubiera gustado grabar que nunca ha logrado?
-Me gusta mucho cómo canta Gualberto Castro y hay muchas canciones de él, pero ejemplo tengo un arreglo muy especial del maestro Armando Manzanero que se llamaba “Si te veo” es un número que le oí a un muchacho puertorriqueño y la grabé y eso y pienso pues ahora en este año ya se nos vino encima, pero tengo el arreglo que me hicieron y pienso ensayarlo para darle una sorpresa al maestro Manzanero porque creo que ni se acuerda de ese número.

Hay otro que se llama “Presumo” también del maestro, de esos tengo los arreglos nada más que no hemos podido ensayar para ponerlos en esta maravilla que es Santa Lucía los jueves y quiero ahí mostrar.

-De regreso a la canción que nos trajo aquí, si usted pudiera hablar del Año Viejo ¿este año, de bueno, qué le dejó?
-Francamente la compañía de mi esposa que no la puedo comparar con nada, mi familia, la atención que han tenido ustedes para conmigo –el cuarto poder tanto escrito como hablado- , tantas bellas personas que he tenido el placer de conocer y en Santa Lucía he saludado a tanta gente también que vienen de equis parte y del DF, de Veracruz, Sinaloa, de Alemania

-Siempre le ha dejado una buena suegra…
-Pues sí, bueno yo por fortuna la tengo todavía, se porta muy suave con nosotros, tú comprenderás la edad que tiene… casi por ahí nos vamos, creo que me lleva dos años, la queremos mucho, es una Santa, muy chévere…

-¿Y la chiva?
-(Ríe) De eso no, francamente, me hubiera gustado fíjate… ahorita que hablas de chivas me hubiera gustado mucho haber conocido a Crescencio (quien fue un hombre de campo) para no sé si él haya logrado gozar el éxito de su número… ninguno de los compositores colombianos  ha tenido esa fortuna de tener un número en primeros lugares y yo quisiera conocerlos a todos.

Sin importa los 86 años viejos que lleva encima, don Tony no tiene medida en su generosidad y a pesar de sus achaques por la edad y por padecimientos crónicos va de un lado para otro con tal de dar lo mejor de sí y de mostrar sus discos, sus fotos, sus memorias…

No importa que una herida –que no lo quiere cerrar- en el tobillo vuelva –como su más famosa canción- una y otra vez a revivir; para él todo parece tan simple como la letra del El Año Viejo…

Después de cambiarse de ropa para las fotos, traer sus discos, sus fotos… responde preguntas, se para enseña sus reconocimientos y da la impresión de que en algún momento se doblará…

-Hay más tiempo que vida, ¿qué pasó? –pregunta sin el menor recato como para volver a empezar de nuevo, como cada año con su canción más famosa...

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios