Lluvias dejan bajo el agua las calles de Holbox

Vecinos afirman que tienen dos meses con problemas de inundaciones debido a los ciclones y frente frío.

|
(Cortesía)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Las lluvias provocadas por el frente frío incrementaron el nivel de agua en la Isla Holbox, que ya presentaba problemas de inundación desde hace dos meses.

El Consejo de Desarrollo de Holbox informó que en algunas calles el nivel del agua alcanza hasta 40 centímetros, situación que ha provocado el varamiento de autos particulares y taxis, en los cuales muchas veces viajan turistas que visitan el destino.

“Ahí vemos a las mujeres taxistas empujando el coche para que no se mojen los turistas”, contó Morelia, habitante de la Isla.

Holbox ha sido gravemente afectada por las lluvias durante todo el año. Los primeros estragos fuertes se resintieron en abril, con la tormenta tropical Cristóbal. Durante agosto y septiembre los incrementos de la marea colapsaron los sistemas de drenaje, impidiendo la filtración del agua.

A esta situación que ya era preocupante para los habitantes por el problema que representa el estancamiento de agua en las calles, se sumaron las embestidas de la tormenta tropical Gamma a principios de octubre; el huracán Delta, el 7 de octubre; el huracán zeta, el 27 de octubre y estos primeros días de noviembre las lluvias del frente frío y su interacción con las primeras bandas nubosas de la Eta.  

Durante octubre, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) realizó trabajos para drenar el agua de las calles, aunque la solución fue por pocos días, ante las inclemencias del tiempo.

Gisela Maldonado Saldaña, bióloga y activista, expone que Holbox es un cayo de arena con extrema vulnerabilidad a los fenómenos hidrometeorológicos, pues además de que no tiene una base rocosa firme, como Isla Mujeres, por ejemplo, se encuentra a casi al nivel del mar.

Además, apunta, las inundaciones exhiben el deficiente sistema de drenaje y saneamiento con el que cuenta la población.

Esta vulnerabilidad también es consecuencia de la devastación de ecosistemas protectores, como manglares, pastos marinos y dunas costeras, en aras del desarrollo hotelero, añade la especialista.

Cargando siguiente noticia