19 de Julio de 2018

Lo más viral

Los objetos 'malditos' del Museo Warren

Se afirma que en una sección oculta del Museo de los Warren está el cadáver de una persona poseída por el demonio.

Al parecer en el Museo Warren hay cosas que no lucen terroríficas pero no pueden ser destruidas. (Jorge Moreno/SIPSE)
Al parecer en el Museo Warren hay cosas que no lucen terroríficas pero no pueden ser destruidas. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Los objetos 'malditos' del Museo WarrenCompartir en Twiiter Los objetos 'malditos' del Museo Warren

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En días pasados vino una familia de Cancún, Quintana Roo, a conocer el Museo Paranormal de Yucatán, y al final del recorrido me preguntaron si había alguna “sala oculta” o sitio “prohibido” al cual no se podía acceder; al oír nuestra respuesta negativa, uno de ellos nos dijo que preguntaba porque en alguna ocasión escuchó que en el “Museo del Ocultismo” (EU) sí había una sección así.

La gran mayoría de los amantes de los fenómenos paranormales han escuchado hablar de ese museo, el cual es propiedad de Lorraine Warren, en donde se muestran cientos de objetos que coleccionó en los últimos 50 años en compañía de su esposo Ed (qepd). Y es que este sitio disparó su popularidad a raíz de que salieron las películas “El Conjuro” 1 y 2, así como “Annabelle”.

Sin embargo, algo poco conocido es que en la parte trasera del museo se afirma que hay otra habitación en donde mantienen encerradas cosas que ni los mismos dueños visitan, y que guardan objetos que han estado malditos. No los tienen por gusto, sino para proteger al mundo de ellos, son cosas que no pueden ser destruidas y que, de hecho, no tienen aspecto terrorífico.

Seis de estos objetos son los siguientes: el cuerpo de un poseído que nunca pudo ser exorcizado; una mecedora que no para nunca de moverse y que si la tocas puedes morir en pocos días; una pequeña caja de madera vacía que causó la muerte de toda una familia y que cada vez que alguien entra a la habitación en donde se encuentra, está en un lugar diferente, como si quisiera salir.

También tienen un maletín con un millón de dólares en efectivo que mata a todo aquel que usa el dinero; una pelota de fútbol que no para de moverse, la cual tienen encerrada en una jaula porque atraía a los niños hacia ella para que crucen la calle y fuesen atropellados; la pelota propició la muerte de 7 niños.

Al final de esa habitación hay un armario de metal cerrado con llave y rodeado de cadenas, dentro hay algo encerrado que intenta escapar, grita, llora y pone todo tipo de voces, incluso las voces de la familia de quien lo escucha. Te dice que está secuestrado y te suplica que abras la puerta; incluso te hace creer, sea lo que sea, que ya no está poseído o maldito.

Ed Warren se llevó el secreto a la tumba al morir, su esposa Lorraine aún lo sigue manteniendo y no quiere contar lo que hay ahí dentro, hay quien cree que es un espíritu, otros que es el propio armario y, por último, algunos dicen que es un demonio.

Se cuenta que las pocas personas que han entrado tuvieron que ser sacadas arrastradas, llorando o en shock; esas personas se hicieron a los valientes e insistieron en entrar, y los Warren se los permitieron con la única condición de no hacerse responsables de nada de lo que les pasara 

Si quieres ver el vídeo de esta investigación puedes checarlo en youtube con el nombre: “311.- Objetos del Museo de los Warren que no sabías que estaban ahí... Espeluznante”; y por cierto, como aclaración mencionamos que en el Museo Paranormal de Yucatán, si bien es cierto hay objetos que fueron utilizados en magia negra o que en su momento fueron peligrosos, éstos ya están “curados” o desactivados, lo que significa que, a diferencia del Museo de los Warren, puede ser visitado por cualquier persona, incluso niños, sin que corran ningún tipo de peligro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios