14 de Diciembre de 2017

México

Hay hambre y se desperdician millones de toneladas de alimentos

Especialista de la UNAM llama a tomar conciencia sobre el manejo de los recursos naturales, ya que son cada vez más limitados.

Se estima que en todo el mundo se desperdician más de mil millones de toneladas de alimentos que podrían ser utilizados para combatir la desnutrición. (Archivo/Notimex)
Se estima que en todo el mundo se desperdician más de mil millones de toneladas de alimentos que podrían ser utilizados para combatir la desnutrición. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Hay hambre y se desperdician millones de toneladas de alimentosCompartir en Twiiter Hay hambre y se desperdician millones de toneladas de alimentos

Agencias
MÉXICO, D.F.- Mientras mil millones de personas viven con desnutrición, en el mundo se desperdician mil 300 millones de toneladas de alimentos, por lo que la investigadora del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, Marisa Mazari Hiriart, pide a la población ser más consciente con el uso de recursos naturales.

El uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales de la Tierra representan un balance entre la explotación que los humanos hacen de ellos y el mantenimiento de ciclos naturales vitales que permiten la conservación de diversos ecosistemas, comentó Hiriart en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente.

En el planeta siete mil millones de habitantes comparten agua, suelo, aire y energía, entre otros, y son dependientes de los mismos recursos, por lo que urge ser eficientes en la producción de bienes, así como en la generación y manejo de los desechos, señala.

Para este año, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) tiene como objetivo el uso eficaz de los medios de subsistencia, así como a la producción de bienes y servicios, en el contexto de la capacidad regeneradora del mundo.

La producción de alimentos es un ejemplo del consumo no sostenible, pues mientras cada año se desperdician en el mundo más de mil millones de toneladas, mil millones de personas viven con desnutrición, señala la especialista, en un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), divulgado por Notimex.

Algunos reutilizables

Ante esta situación, la también doctora en ciencias ambientales exhortó a que todas las personas sean conscientes como usuarios de que los recursos naturales, de los que depende la humanidad, pues son limitados, además, se mantienen o disminuyen mientras la población crece.

“Minimizar el consumo de aquéllos y la generación de desperdicios forman parte de los retos actuales, pues nuestra forma de vida genera desechos sólidos, líquidos y gaseosos que afectan el agua, el suelo y la atmósfera. Debemos tener en cuenta que parte de éstos son reutilizables, pero requieren de un manejo y un costo”, indicó.

En los últimos 300 años, desde la Revolución Industrial, el uso intensivo de recursos naturales no permitió un balance; por el contrario, el desequilibrio es más drástico en el reciente medio siglo al incrementar la producción de bienes y la esperanza de vida, a la par de la deforestación, la defaunación y la pérdida de hábitats.

“Tenemos una mayor demanda con una población en aumento, y una eficiencia creciente en el uso de los recursos, pero no al mismo ritmo que generamos desechos.

“Creemos que la tecnología lo resolverá todo, pero no es así, aunque es de gran ayuda. Los ciclos de la naturaleza son mucho más eficaces que los que podemos hacer de manera artificial”, advirtió Mazari, quien dijo que la explotación del petróleo y de las aguas subterráneas es ejemplo de ello.

Residuos dañinos

Alertó que los residuos y subproductos derivados de la elaboración de fármacos, plaguicidas y alimentos, que derivan en contaminación ambiental, así como los desechos electrónicos, son desafíos del siglo 21.

“Los antibióticos nos ayudan a mejorar las condiciones de salud, pero crean resistencia en las bacterias. Los detergentes, plaguicidas, disolventes y combustibles también generan residuos dañinos para el ambiente, como el exceso de nutrientes, compuestos orgánicos, metales pesados e hidrocarburos, entre otros”, agregó.

Para modificar este escenario, la académica dijo que los ciudadanos deben informarse y ser conscientes de lo que consumen, de cómo se producen alimentos, medicamentos, plaguicidas y equipo electrónico, así como del manejo que se hace de los desechos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios