17 de Diciembre de 2017

México

Crónica: asambleístas, entre sonrisas y molestias por 'perdón' a pandilleros

El PAN proponía que en el caso de los manifestantes de la toma de protesta del 1 de diciembre se integrara como agravante las bombas molotov que utilizaron.

Mientras los panistas de la Asamblea Legislativa impugnaban el dictamen, los priistas pedían más tiempo. (Notimex)
Mientras los panistas de la Asamblea Legislativa impugnaban el dictamen, los priistas pedían más tiempo. (Notimex)
Compartir en Facebook Crónica: asambleístas, entre sonrisas y molestias por 'perdón' a pandilleros  Compartir en Twiiter Crónica: asambleístas, entre sonrisas y molestias por 'perdón' a pandilleros

José Antonio Belmont/Milenio
MÉXICO, D.F.- Era el punto 10 de la orden del día, pero al interior de la Asamblea Legislativa, y en otros lugares, el debate por la posible derogación o reforma del artículo 362 se convirtió en el principal tema: definiría una parte de la situación jurídica de 14 personas acusadas de ataques a la paz pública por los disturbios del 1 de diciembre.

Los diputados que ya habían llegado al recinto de Donceles, en su mayoría del PRD, estaban tranquilos en sus curules, esperando que iniciara la sesión y pudieran votar a favor de las modificaciones que ya se estaban listas en el dictamen aprobado por la Comisión de Administración y Procuración de Justicia.

En la bancada panista no había nadie. Este partido era el principal opositor a una probable derogación de dicho apartado del Código Penal para el DF. Seguían cabildeando, buscaban que se añadiera un agravante a la redacción del dictamen.

Proponían que se integrara como agravante las bombas molotov, precisó la diputada perredista Dinorah Pizano, principal promotora, junto con el hermano de Dolores Padierna, Antonio, de derogar, inicialmente, y ahora de modificar el artículo 362, ataques a la paz pública.

“Buscamos consenso con los 66 diputados”, añadió, pues a pesar de que con el solo voto de la fracción del PRD ganarían la aprobación de la reforma, el partido dominante en la capital quería un dictamen sin contras ni abstenciones.

A las 10:30, el presidente de la comisión de Gobierno, Manuel Granados, pedía iniciar el pase de lista de los asambleístas presentes. Comenzó la sesión, pasaron los nueve puntos, incluido otro dictamen de desarrollo urbano para delegaciones, pero ese tiempo los panistas lo aprovecharon para juntarse con los priistas.

Los azules no estaban de acuerdo, impugnaban el dictamen, lo seguían analizando, querían algo más para el proyecto.

Que se analizara más a fondo, el tiempo que se deba tomar, decían los tricolores. Pero precisamente eso era lo que ya no había; se acercaba el momento de subir a tribuna para presentar la discusión.

Por ello, Padierna se acercó para cabildear otra vez, no cedían ni unos ni otros. Llegó el turno al punto 10 de la orden del día y no había consenso. Tuvo que bajar Granados y la discusión se amplió, se pidió receso en la sesión y 35 minutos después regresaron panistas y priistas que se habían marchado con éste y Padierna.

Algunos regresaban satisfechos, otros incluso sonrientes, en otros la molestia era notoria, pero sobre todo, legisladores que no estaban muy familiarizados con el tema preguntaban: “¿Y ya con esto salen los 14 chavos, no?”

Al final se aprobó el dictamen y los procesados sí, sí pueden quedar en libertad bajo fianza.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios