25 de Septiembre de 2018

México

Aguantan de todo por hacer unas cuantas preguntas

Ataques de perros, inclemencias del tiempo y hasta malas caras son algunos de los obstáculos que los entrevistadores tienen que sortear para realizar su labor.

La mayoría de los entrevistadores del Inegi cuentan con preparatoria, aunque algunos tienen incluso doctorado. (Notimex)
La mayoría de los entrevistadores del Inegi cuentan con preparatoria, aunque algunos tienen incluso doctorado. (Notimex)
Compartir en Facebook Aguantan de todo por hacer unas cuantas preguntasCompartir en Twiiter Aguantan de todo por hacer unas cuantas preguntas

Agencias
MÉXICO, D.F.- Recorren los lugares más recónditos del país levantando información para saber cuántos y cómo son los mexicanos, sorteando inclemencias del tiempo, desastres naturales o situaciones de inseguridad: Los entrevistadores del Inegi son así el rostro humano de las estadísticas.

Entre el personal de planta y eventual, los entrevistadores suman hasta 65 mil personas, en su mayoría son jóvenes, 75 por ciento de ellos mujeres, ganan en promedio ocho mil pesos mensuales y tiene un nivel de escolaridad mínimo de preparatoria, aunque los hay con doctorado.

Para su correcta identificación, siempre van uniformados con gorra, chaleco y mochila con el logotipo de Inegi, portan credencial con fotografía, y a pie o con el apoyo de transporte visitan millones de viviendas, a las cuales regresan varias veces hasta encontrar a sus residentes.

Para la Encuesta Intercensal 2015 que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) realiza del 3 al 27 de marzo para actualizar las estadísticas sociodemográficas del país, casi 42 mil entrevistadores visitarán 6.1 millones de viviendas habitadas.

En el caso de municipios con menos de mil 300 viviendas habitadas en 2010, así como algunos municipios que sobrepasan este número y que tienen población vulnerable, serán visitadas en su totalidad.

La información se obtendrá a través de un cuestionario impreso que se aplicará a un informante adecuado por cada vivienda encuestada. Para lograr la entrevista, se realizarán hasta tres visitas a las viviendas habitadas en diferentes horarios, o bien, en distinto día, según se requiera.

'A ellos nos debemos'

El director general de Estadísticas Sociodemográficas del Inegi, Miguel Juan Cervera Flores, estimó que en el proceso de generación estadística todas las etapas son fundamentales, desde la planeación y diseño del proyecto, hasta el levantamiento, procesamiento y difusión de la información.

No obstante, destacó, los entrevistadores tienen una característica: son “la parte humana, la cara humana del Instituto, ese contacto con los ciudadanos, que son a los que a final de cuentas nos debemos y si ellos no nos dan información, nos quedamos sin nada”.

“Muchas veces cuando hacemos un censo es la única vez en que el sector público tienen contacto con cada una de las viviendas del país; sí, uno ve al gobernador o al presidente municipal, pero un contacto directo con cada uno de los ciudadanos, pues nada más en operativos censales”, agregó.

En entrevista con Notimex, comentó que en todos los casos, los entrevistadores del Inegi pasan por un proceso de selección, capacitación y evaluación, y una vez aprobados, son contratados para sumarse al levantamiento de los operativos censales.

Resaltó que el Inegi es un “empleador masivo” para este tipo de proyectos, ya que si bien tiene personal de planta en el área de entrevistas, para realizar todos los proyectos del organismo también contrata a eventuales, con lo cual los entrevistadores suman hasta 65 mil.

Señaló que el perfil de los entrevistadores seleccionados varía de acuerdo al tipo de encuesta a realizar pero, sin que sea un requisito, la mayoría son jóvenes con un nivel de escolaridad al menos de preparatoria, muchos con licenciatura y algunos hasta con doctorado.

Destacó que alrededor de 75 por ciento de los entrevistadores del Inegi son mujeres, pues la habilidad que tienen para entablar conversaciones les facilitan pasar los exámenes para ocupar el puesto y también para ser aceptadas en los hogares para realizar su labor.

Inseguridad y malas caras

Cervera Flores informó que la remuneración mensual del personal operativo de planta y eventual que desempeña el puesto de entrevistador es de alrededor de ocho mil pesos, más las prestaciones de ley.

Durante el trabajo de campo, los encuestadores sortean todos los días diversas situaciones, desde ataques de perros, torceduras de tobillos, inclemencias del tiempo, lugares de difícil acceso y algunas malas caras, hasta desastres naturales y condiciones de inseguridad.

Apenas este 10 de marzo, fueron hallados muertos dos encuestadores del Inegi incorporados temporalmente para la Encuesta Intercensal 2015 en el Municipio de Urique, Chihuahua, donde se había reportado su desaparición.

El director general de Estadísticas Sociodemográficas del Inegi comentó que hay zonas del país especialmente difíciles en materia de seguridad, las cuales ya están identificadas por el organismo y saben que sólo pueden entrar a determinadas horas o en grupo.

“En algunos casos de levantamiento censales en zonas particulares, hemos pedido apoyo de las autoridades locales, de la policía, para proteger a los muchachos y que puede llevar a cabo su trabajo en forma tranquila”, añadió.

La petición del Instituto, dijo, es que en ningún momento por llevar a cabo una entrevista, se pongan en riesgo, y aunque establece los mecanismos adecuados para cumplir su labor, si esto no es posibles, en los cuestionarios se pone “no respuesta” y las razones de ello.

Aunque circunstancias de este tipo dificultan la labor de campo de los entrevistadores, Cervera Flores destacó que el Inegi “tiene buen cartel” y la mayoría los hogares mexicanos les abren sus puertas.

“La gente lo recibe con mucha cordialidad y son muy bienvenidos los muchachos; les ofrecen la naranja o lo que tengan a la mano, dependiendo de la zona, los apapachan mucho”, agregó al afirmar que el trabajo de campo de los encuestados del Inegi es de los mejores del mundo.

Pese a inseguridad

Comparó que en otros países con sistemas de información más adelantados, es muy poco el contacto humano es para obtener la información estadística, mientras que en México hay una “simbiosis muy interesante” entre los entrevistadores y entrevistados.

Invitó a la población a colaborar con sus respuestas en la Encuesta Intercensal 2015 que se está levantando para actualizar las estadísticas sociodemográficas en el periodo comprendido entre los censos de 2010 y 2020, y cuyo costo es de dos mil 400 millones de pesos.

Recomendó verificar que los entrevistadores lleven puesto su uniforme y credencial del Instituto y, ante cualquier duda, pueden llamar al teléfono gratuito 01 800 111 46 34, consultar la base de datos de entrevistadores en el sitio www.inegi.org.mx y, en caso de dudas, “que no abran, para nada queremos causar conflicto".

Destacó que es “bajísimo” el porcentaje de no respuesta en las distintas encuestas que realiza el Inegi, pues por ejemplo en el Censo de 2010 fue de sólo 3 por ciento, “uno de los mejores levantamientos que hemos tenido, a pesar de la situación de inseguridad”, enfatizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios