Video: Exhiben lujos Rosario Piedra en la CNDH: cortes finos de carne y pescado

Madres de mujeres asesinas encontraron la comida en un refrigerador: "¡Allá adentro no hay austeridad, la austeridad".

|
(Agencia Reforma: Edición, SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

CIUDAD DE MÉXICO.-"Ahí está, señor Presidente: esta es su austeridad, con el precio de un corte de estos nos podrían mantener por un mes", gritó ayer Erika Martínez levantando una bolsa de carne en un balcón de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Ya casi no había espacio, pero salió la señora Yesenia Zamudio con más bolsas: filetes de pescado, trozos de costilla, café, quesos, pastas, chongos zamoranos y los colgó del balcón, sobre los carteles de miles de mujeres asesinadas y violadas y sobre la foto de su hija, Marichuy, asesinada presuntamente por un profesor del IPN que la acosaba y la lanzó desde un quinto piso hace cuatro años.

"Filetes de pescado, miren: hay un chingo. La austeridad de Rosario Piedra (presidenta de la CNDH). ¡La que tiene sin comer a nuestros niños la infeliz!", gritó Zamudio y del coraje tiró sin querer unos paquetes de arroz y dos de café gourmet hacia la calle. "¡Allá adentro no hay austeridad, la austeridad está para el pueblo, la austeridad está para todas estas madres de víctimas que nos dan una limosna!".

Las madres de mujeres asesinadas y violentadas que mantienen tomada la sede de la CNDH exhibieron lo que encontraron en los refrigeradores y acusaron que a ellas la CNDH ni siquiera les deja usar el baño. Ni un café ni una botella de agua.

"Yo he estado días sin comer y vean ¡como puercos tragan! Puros cortes de carne carísimos y tenemos cientos, si no es que miles de niños huérfanos y sin comer. Tenemos madres de víctimas haciendo huelga de hambre y estos...", dijo Zamudio.

Madres de mujeres asesinadas reclaman la falsa austeridad de la CNDH

Antes habían lanzado las sillas donde dos madres víctimas de la violencia se amarraron el jueves con sus agujetas. Habían ido a pedir justicia y la CNDH las quiso regresar a poner su denuncia en San Luis Potosí, donde ya han sido amenazadas de muerte. Erika Martínez  y Yesenia Zamudio, líder del Frente Nacional Ni una Menos, y dos decenas de feministas llegaron a apoyar y se quedaron.

"¿Vieron cómo se les rompieron las patas a esa silla? ¡A mi hija así me la aventaron!", dijo Zamudio. Las dos mujeres que iniciaron ya se habían ido, pero quedaron otras víctimas, porque hay miles.

Según la Red Nacional de Refugios desde diciembre de 2018 se han registrado más de 11 mil desapariciones y de enero a julio suman 2 mil 240 mujeres asesinadas.

"¡Ya basta, Presidente! ¿En qué País vives?" 

También lanzaron hojas blancas en representación de los miles de expedientes de casos de mujeres asesinadas. Tres mujeres de negro y encapuchadas las incendiaron en plena calle, entre las lonas y carteles que denunciaban más víctimas.

"¡Ya basta, Presidente! ¿En qué País vives? ¿Qué no ves que cada vez hay más violencia contra mujeres, contra los niños?" gritó Zamudio.

 

Admite CNDH que los “cortes finos de carne” le pertenecen

Consultados sobre este asunto, la oficina de prensa de la CNDH dijo que, según el testimonio de las cocineras de la comisión, esa comida es para todos los trabajadores y se sirven hasta 50 platillos diariamente.

En los videos publicados en redes sociales se observa cómo los colectivos feministas abren los refrigeradores y critican que, a pesar de que hay millones de mexicanos que no tienen dinero para alimentarse correctamente, en la CNDH se tienen todos estos alimentos.

Según las inconformes, todos estos cortes han sido regalados en forma de despensas a víctimas que lo necesitan.

Las oficinas del organismo nacional que han sido tomadas se encuentran en la calle República de Cuba número 60 del Centro Histórico.

(Con información de Reforma y El Universal) 

 

Cargando siguiente noticia