¿Sabes de dónde viene la flor de nochebuena?

México produce más de 30 variedades, las más comunes son Freedom, Subdiji y Prestige Red.
|
La flor de nochebuena es orgullosamente mexicana. (rsb.com.mx)
La flor de nochebuena es orgullosamente mexicana. (rsb.com.mx)

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Es símbolo de la Navidad y durante el invierno decora todo tipo de espacios públicos, desde viviendas y oficinas hasta parques  y calles de todo el mundo pero ¿sabías que la flor de nochebuena es mexicana?

La hermosa cuetlaxóchitl, nombre náhuatl de esta planta que significa “flor de cuero”, en la época de los aztecas estaba asociada con la pureza y resucitación de los guerreros muertos en batalla. Asimismo, la ofrendaban al sol con la finalidad de renovar sus fuerzas.

La flor de nochebuena es uno de los productos de mayor importancia en el ramo de las plantas ornamentales en el país, pues genera miles de empleos directos e indirectos, particularmente en el centro del país.

También te puede interesar: Come bien y evita subir de peso en Navidad con estos consejos

Entre los meses de noviembre y diciembre los invernaderos dedicados al cultivo de esta flor comienzan a pintarse de rojo y con más de 18 millones de plantas abastecerán la demanda de nochebuena de todos los mercados de México.

El país produce más de 30 variedades de nochebuena, las más comunes son Freedom, Subdiji y Prestige Red que representan el 70 por ciento de la producción en la Ciudad de México, pero también se cultiva Joy Pink, White Red Angel y Festival, estas variedades muestran diversos colores como: rojo, amarillo, rosa, blanco, rayado y marmoleado.

Las cinco principales entidades productoras de Flor de nochebuena son Morelos, con un volumen de 5.9 millones de plantas; Michoacán, 3.7 millones; Ciudad de México, 3 millones; Puebla, 2.8 millones y finalmente Jalisco con 1.4 millones de plantas.

¿Cómo se convirtió en símbolo navideño?

Esta flor era utilizada por los habitantes de esta región mucho antes de la llegada de los españoles, por ejemplo los mexicas la utilizaban en sus rituales y sacrificios  ya que sentían que su color rojo era un símbolo de la vida misma, además de usarla para teñir materiales como el cuero o el algodón.

Se dice que Fray Bernardino de Sahagún, fundador del convento de Xochimilco utilizó la por como parte de la decoración de las primeras pastorelas que se hicieron en México y es que esta flor era abundante durante el otoño y el invierno.

Su internacionalización llegó cuando el embajador de Estados Unidos, Joel Poinsett, en 1827, la conoció, difundió y patentó con su nombre y la llevó a EU y Europa por lo que se le conoce como poinsettia.

(Con información de gob.mx/sader y México Desconocido)