Halloween o Día de Muertos, ¿hay comparación?

Hay similitudes pero la diferencia radica en que tienen orígenes culturales y geográficos distintos,

|
Halloween y Día de Muertos son rituales sincréticos cuya coincidencia está en la celebración cristiana y católica de los fieles difuntos, celebrada el 2 de noviembre. (Foto: Tweeter).
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Ciudad de México.- Halloween y Día de Muertos son rituales sincréticos cuya coincidencia está en la celebración cristiana y católica de los fieles difuntos, celebrada el 2 de noviembre.

Como ambos tienen una importante conexión con la muerte, los motivos característicos son los cráneos y los esqueletos, cuya lectura nos lleva a recordar de forma festiva ese momento por el que todos pasamos o pasaremos.

Halloween

Su origen

Es producto de una fusión cultural. Su raíz principal es cristiana y de ahí su nombre, que procede de la expresión All Hallows' Eve, que quiere decir Víspera de Todos los Santos.

Se mezcló, sin embargo, con una fiesta de los pueblos celtas paganos, el Samaín o celebración del fin del verano, hace ya siglos.

Sus rituales y símbolos en la actualidad

En torno a las fogatas se evoca a los espíritus que ya no están ahí.

Calabazas: recuerda la historia de un hombre cuya alma que vagó por la tierra alumbrando su camino con una brasa que introdujo dentro de un nabo, pero EU prefirió la calabaza para continuar la tradición.

Disfraces: La idea nació en Francia, como una forma de representar a la muerte y manifestarle respeto. Aunque con el tiempo se fue transformando en una auténtica fiesta de atuendos terroríficos.

Sus delicias culinarias

Los dulces: Los celtas creían que los muertos los amenazaban si no les daban lo que les pedían. De ahí proviene la tradición de que los niños disfrazados toquen las puertas pidiendo dulces, como si fuera una forma de protegerse del mal.

Día de Muertos

Su origen

El Día de todos los Santos, del 1 de noviembre, y el Día de los Fieles Difuntos, del 2 de noviembre, tienen un origen cristiano y llegan a México a través de España.

En el México prehispánico había también rituales y festejos vinculados a los muertos. Las ofrendas funerarias eran comunes en templos mesoamericanos y hasta la fecha, pues dichas ofendas tienen el propósito de dar a los difuntos que regresan algunos de los alimentos y bebidas que más disfrutaban en vida.

Sus rituales y símbolos en la actualidad

Los altares: Son una ofrenda para los difuntos, pues se cree que el 2 de noviembre regresan para degustar su comida y bebidas favoritas. Debe hacerse de dos pisos, que simbolizan el cielo y la tierra. Los elementos indispensables son: el agua, la sal, el pan, la foto del difunto y comida y bebida, entre otros.

Las flores de cempasúchil: simbolizan la luz para guiar al buen camino a las almas.

Papel picado: La tradición consiste en que cada ofrenda tenga representados los cuatro elementos; agua, aire, fuego y tierra. Los papelitos morados simbolizan el duelo.

Sus delicias culinarias

Pan de muerto: El origen del pan de muerto se remonta a la Conquista, cuando los pobladores ofrecían sacrificios humanos a los dioses y los españoles decidieron elaborar un pan con forma de huesos y azúcar pintado de rojo, que simulaba la sangre.

Calaveritas de azúcar: Provienen de una fusión entre técnicas culinarias europeas y creencias prehispánicas en torno a la muerte. Se popularizaron en el Virreinato, pero al igual que sucede con muchos otros dulces de la cultura popular, sus raíces y significado no son del todo claros.

Por si no sabías

Las fiestas indígenas correspondientes a esta fecha ingresaron desde 2003 a la lista de Patrimonio Cultural Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

 

Cargando siguiente noticia