La Industria Mexicana de Coca Cola impulsa el acceso al agua limpia en México

En 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció como derecho humano el acceso al agua potable.

|
Cortesía
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

En 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció como derecho humano el acceso al agua potable, por lo que cada persona debería tener a su disposición entre 50 y 100 litros de este vital líquido, a fin de cubrir necesidades domésticas y personales.

No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que la escasez de agua limpia afecta a cuatro de cada diez personas a nivel internacional. En el caso de México, son alrededor de 12 millones de ciudadanos los que no cuentan con acceso a ella.

Humedales, hacia una limpieza y reutilización del agua

La Industria Mexicana de Coca Cola (IMCC), consciente de este difícil escenario ha puesto manos a la obra para realizar acciones concretas en pro de la sociedad mexicana para que acceda a este líquido básico.

Con una inversión de 170 millones de pesos esta compañía, y en colaboración con autoridades gubernamentales de diversos estados del país, apostó por la creación de humedales basados en la naturaleza.

Estos espacios tendrán la capacidad de filtrar aguas provenientes de comunidades para que sean tratadas. Durante el proceso retienen residuos sólidos, para después recibir un tratamiento mediante plantas de ornato en las cuales se hace una eliminación de bacterias y olores, con ayuda de luz ultravioleta.

Además de proveer de agua a diversas comunidades para que realicen distintas actividades, también se tendrá un impacto positivo en el medio ambiente gracias al uso de tecnologías ecofriendly.

Una de las personas que se verá apoyada con los humedales naturales es Maribel Colindres Rodríguez, madre de familia, quien consideró que proyectos como éste les traerán grandes beneficios a ella y a sus hijos, derivado de un adecuado tratamiento del agua, algo en lo que coincide Leticia Montes de Oca, directora de la Escuela Luis Herrera.

La académica comentó que esta iniciativa tendrá un gran impacto positivo en la comunidad, ya que al sanear el agua se contribuirá en la limpieza y conservación del medio ambiente, además de que permitirá que los ejidatarios reduzcas sus costos y haya un mayor ahorro de energía durante el proceso de saneamiento.

En 2007 IMCC aceptó el compromiso con la sociedad mexicana y el medio ambiente para devolver el 100% de agua que usa en la elaboración de sus productos a la naturaleza, y así contribuir en el bienestar de las personas y en la conservación de los ecosistemas.

Bajo esta consigna, además de los humedales, la compañía ha creado las ollas captadoras de agua pluvial, contenedores ubicados en la tierra que tienen como objetivo principal recolectar el agua de lluvia que será destinada a actividades agrícolas y ganaderas, así como para servicios domésticos, iniciativa que, además, genera más empleos.

Ana Morales, habitante de El Rodeo de Temascalcingo, Estado de México, es ya una de las beneficiarias de este proyecto.

“Gracias a que empezaron a hacer la cisterna ahora podemos abastecernos de agua que uso para lavar trastes, quitarle la sed a mis animales, para bañarnos y hacer limpieza general en mi casa. Así ya tengo suficiente agua, aunque debemos seguir cuidándola”.

Sumado a lo anterior, IMCC ya trabaja en mejorar las condiciones de las cuencas hidrográficas en las comunidades donde operan sus plantas y en donde obtiene sus materias primas, además de ocuparse de la instalación de sistemas de filtración y purificadores de agua en hogares, al igual que de la realización de campañas para concientizar sobre el buen manejo e higiene del agua, entre otros proyectos.

Por medio de estas iniciativas la empresa dará acceso a agua limpia a un millón de mexicanos para el año 2030. Por ahora el tratamiento y reutilización del agua utilizada para sus procesos de producción ya se hace en un 100%, desde 2018, año en que redujo el consumo de agua en sus plantas embotelladoras en un 36%.

El camino que queda por recorrer

En este sentido los siguientes pasos de parte de la Industria Mexicana de Coca-Cola será la creación de cisternas para lavado de manos y sistemas de filtración, al igual que más campañas de concientización.

El camino aún es largo, pero IMCC tiene muy claros sus objetivos y estrategias, pero sobre todo sus más grandes prioridades: la sociedad y el medio ambiente, por lo que estas acciones seguirán a fin de retribuir y mejorar las condiciones de vida de los mexicanos y el planeta.

Cargando siguiente noticia